5 Formas para Conservar Perejil que realmente funcionan

Conservar Perejil

Todos conocemos el perejil, una planta herbácea de tallos finos que puede convertirse en un gran aliado a la hora de preparar un rico platillo, pero ¿Sabes realmente como conservar perejil?

Esta planta nativa de la región mediterránea tiene una gran cantidad de usos, y lamentablemente estos pueden verse afectados si no es sometido a un proceso de conservación, pero no te preocupes porque eso es justo lo que aprenderás hoy.

Si quieres saber cómo conservar el perejil y utilizarlo las veces que quieras estás en el lugar correcto. Quédate hasta el final porque esta información vale oro.

Conserva perejil fresco

Si no quieres desperdiciar el perejil, lo ideal es que aprendas a conservarlo, este proceso en realidad es muy fácil incluso puedes tener perejil durante todo el año si lo realizas correctamente; pero antes de iniciar es importante que tomes en cuenta ciertos factores.

Lo primordial es que el perejil debe estar verde, muy fresco y, siempre limpio ya que una partícula de sociedad en esta planta puede convertirse en el imán perfecto para algunos insectos.

Será necesario lavarlo con abundante agua fría, secarlo muy bien y limpiar periódicamente sus tallos, y por supuesto sus ramitas; recuerda que el protagonismo se lo llevan las hojas, y si el resto de la planta no está bien; estás tampoco lo estarán.

¡Bien! Aclarado esto, aprendamos a conservar perejil.

Guárdalo en un recipiente

Luego de lavarlo y picar las partes poco necesarias, deberás elegir un recipiente perfecto para la planta, este debe contar con tapa y antes de guardar el perejil en él, deberás asegurarte de que esté bien seco. De esta manera, tendrás perejil por mucho más tiempo de lo esperado.

Guárdalo en la nevera

En este caso una nevera o congelador te será de mucha ayuda, lo mejor del perejil es que puedes congelarlo ya sea con sus ramitas y tallos, aunque algunos prefieren retirarlos, pero no te preocupes, si los dejas esto no influirá en su conservación.

Si decides congelar el perejil para que todo sea mucho más práctico, y no quieres utilizar un recipiente, puedes sustituirlo por alguna bolsa zip, y para que al momento de uso no tardes tanto tiempo en prepararlo puedes guardarlo ya con las hojas picadas, sólo evita machacarlas ya que podrías estropear todo el trabajo anterior.

Es importante que una vez que guardes el perejil en el congelador le coloques la fecha, así sabrás cuánto tiempo lleva el alimento guardado y evitarás que se convierta en un gran bloque que luego no podrás usar; o tal vez sí, pero no si te encuentras en un momento donde requieras un uso rápido del alimento.

¡Aquí entre nos! Utilizar perejil en cuadritos es divertido, incluso estos en la sartén desprenden líquido producto de su propia conservación, así que no tendrás ningún inconveniente y el sabor seguirá siendo el mismo, y lo mejor; podrás utilizarlo durante mucho tiempo.

Deshidrata el perejil

Por extraño que parezca puedes deshidratar el perejil y conservarlo seco para tenerlo siempre a la mano y, utilizarlo para darle un toque único a tus comidas, para esto precalienta el horno a 50° y una vez que obtenga la temperatura deseada apágalo e introduce el perejil. Claro, la bandeja debe estar bien limpia y seca; al igual que la planta.

Una vez seco podrás rallarlo y posteriormente guardarlo ya sea en una bolsa o en un tupper. pero si no tienes horno, no te preocupes porque puedes usar un microondas; y en este caso en lugar de utilizar una bandeja para horno puedes emplear algún plato, y colocar el perejil dejando solo las hojas ¡Olvídate de las ramitas!  Utiliza papel de cocina para cubrir el plato o el protector plástico del microondas y colócalo a su máxima potencia durante 3 minutos.

Cumplido el tiempo permite que enfríe, toma las hojas secas y rállalas. Luego en un recipiente con tapa guárdalas en la nevera, aunque también puedes guardarlas en el refrigerador, pero la verdad es que con este proceso de conservación no requiere ser sometido a congelación

Prepara aceite de perejil

Sí, también puedes crear un rico aceite de perejil, y para ello sólo debes verter en un frasco cierta cantidad de aceite, la que consideres necesaria, y añadir perejil picado. Claro que este antes debe pasar por un proceso de lavado exhaustivo donde tendrás que deshacerte de las ramitas y los tallos que no estén en buen estado.  

Puedes optar por guardar el perejil ya sea entero con las hojitas bañadas en aceite, o si lo prefieres crear una pasta aceitosa vertiendo ambos ingredientes en una licuadora y permitiendo que esta haga su trabajo. De esa manera tendrás como resultado un aceite de perejil que podrás utilizar cuando quieras, además tendrá un sabor increíble.

Envuelve el perejil

En lugar de guardarlo en la nevera o congelarlo para posteriormente utilizarlo, si quieres tener un acceso rápido a la planta puedes crear una cama de papel de cocina y colocarlo sobre la nevera, pero debes saber que en este caso el perejil tendrá un proceso de conservación poco alentador ya que estará expuesto al ambiente y demás factores ya mencionados.

Lo que no debes hacer

Si quieres conservar correctamente tu perejil hay cosas que definitivamente no debes hacer.  Cuando regresamos del súper con una bolsa de perejil solemos guardarlo en un vaso con agua fresca para que se mantenga, pero la verdad es que este proceso sólo incrementa su deterioro incluso no tendrá más de 7 días de vida útil,  además estará expuesto al ambiente, calor de la cocina y muchos agentes más que sólo perjudicarán su estado.

¡Y si! Es refrescante ver un tallo de perejil en la cocina porque eso transmite frescura al ambiente, pero si quieres utilizarla para preparar almuerzos o cremas durante la semana, este método no te servirá, tal vez solo esté apto para ingerir durante 3 días.

¿Y tú, conoces algún otro método para conservar perejil?

Deja un comentario