Cómo Conservar Tomates en 9 formas: Mega guía

Conservar Tomates

El tomate es un fruto u hortaliza sumamente versátil, además de que lo podemos comer crudo en alguna ensalada o lo usamos para hacer un jugo, también se puede cocinar y preparar unas ricas salsas, pero, ¿cómo se conserva el tomate?

Los tomates a temperatura ambiente pueden mantenerse en buen estado de 2 a 5 días, dependiendo de lo maduros que estén. Dentro de la nevera te pueden llegar a durar una semana, mientras que en el congelador unos 2 meses.

Los consejos aplican para distintas variedades de tomates, incluyendo los cherry.

Si te gustaría aprender a conservar tomates de la manera correcta, solo tienes que seguir leyendo.

Como conservar tomates

Los tomates son un ingrediente imprescindible en nuestras cocinas, ya que lo usamos para muchísimas recetas, por eso lo solemos comprar en grandes cantidades. Sin embargo, siempre hay algunos que se descomponen antes que los otros.

Por eso te daré unos trucos para que sepas cómo conservar los tomates y ya no se te pierda ni uno. Lo primero que debes tener en cuenta es que hay que saber elegir los tomates.

Cuando vayas a comprar a tu supermercado o verdulería favorita, tienes que fijarte bien en las condiciones de los tomates. Los tomates maduros están completamente rojos y con piel la brillante, sin ningún tipo de arrugas o pliegues, además deben sentirse firmes aunque un poco suaves al tacto.

Así que evita comprar los tomates que estén muy blandos, con la piel arrugada o, peor aún, que estén húmedos y algo viscosos. Aunque esto no quiere decir que estén malos, no te duraran más de un día en tu casa a menos que los vayas a usar pronto, preferiblemente para preparar alguna salsa.

Otro punto a tomar en cuenta es que tienes que elegir algunos tomates que no estén del todo maduros, es decir, que su piel no esté completamente roja, deben tener algunas manchas verdosas.

Cuando ya lo tengas en casa, ve usando los tomates que estén más maduros primero, para dar chance que los demás se terminen de madurar.

Conservar tomates a temperatura ambiente

Muchas personas prefieren dejar sus tomates en una cesta en su cocina, la mayoría de los casos para que sirvan de adorno, pero lamentablemente de esta forma no durarán mucho y atraerán la atención de las moscas e insectos.

Para guardar tus tomates a temperatura ambiente de la manera adecuada, lo primero que debes tener en cuenta es que no debes lavarlos, mejor deja este paso para antes de usarlos.

Puedes quitarle el polvo o arena que tengan encima con un trapo limpio y seco o con papel de cocina. Luego acomódalos en una cesta o recipiente no muy hondo, y no los apiles, ya que el peso al pasar los días acabará aplastando a los de abajo.

Un tip que te puedo dar para que te duren más tiempo, es que no pongas los tomates maduros con el tallo hacia abajo, de lo contario se ablandarán y pudrirán más rápido.

Por último, cubre la cesta o recipiente con otro trapo de cocina seco y limpio, y guárdalo en un lugar oscuro, como la despensa, que además esté libre de humedad y no esté cerca de artefactos que emitan calor.

De este modo, los tomates maduros se mantendrán por 2 o 3 días, mientras que aquellos que les falte madurar podrán estar de 3 a 5 días. [1]

En caso de que te preguntes cómo madurar los tomates verdes, la respuesta es simple: debes dejarlos a temperatura ambiente. No lo vayas a guardar en el frío, ya que su sabor no cambiará como debería al madurar.

Además, precisas realizar estos pasos para que los tomates se maduren correctamente:

  • Paso 1: Envolver cada tomate verde.

Usa papel de cocina para envolver cada uno de los tomates que estén verdes.

  • Paso 2: Poner los tomates en una cesta o bolsa.

Como los tomates necesitan respirar, debes poner los tomates verdes en una cesta o recipiente no muy alto. También puedes usar una bolsa de papel o de plástico (con esta última tendrás hacerle algunos agujeros).

Algo que te ayudará a acelerar el proceso de maduración es poner los tomates verdes con los tallos hacia abajo.

  • Paso 3: Guardar los tomates verdes en un lugar oscuro.

El sitio donde pongas los tomates verdes tiene que estar, además de oscuro, fresco y libre de humedad. De este modo, en un mes los tomates verdes se habrán madurado por completo. Pero te aconsejo revisarlos cada semana para verificar su progreso.

Como conservar tomates en la nevera

El entorno frío que proporciona la nevera hace que los tomates se mantengan por un poco más de tiempo. Para almacenarlos correctamente, tampoco te recomiendo lavar los tomates, solo quítale el polvo con un trapo o papel de cocina.

Después ponlos dentro de un recipiente con tapa, o dentro de una bolsa preferiblemente de papel, aunque también puedes usar una bolsa plástica agujereada.

Trata de no amontonar los tomates uno sobre otros para evitar que aplasten los que queden al fondo. Y ponlos en el cajón de las verduras o en una zona no muy fría. Así los tomates se mantendrán de 5 a 7 días dentro de la nevera.

En el caso de que hayas picado varios tomates y te haya sobrado, mete los tomates picados en una bolsa o recipiente hermético, luego ponlo en la parte más fría de la nevera por hasta 3 días.

Cómo congelar tomates

¿Se pueden congelar los tomates? Sí, efectivamente, los tomates los puedes congelar, entero o en trozos. No obstante, tienes que tener presente que cuando se descongelen quedarán blandos, por lo que ya no podrías usarlos como si fueran tomates frescos.

Para proceder con el congelamiento, solo sigue estas indicaciones:

  • Paso 1: Lavar los tomates.

En esta ocasión, sí resulta conveniente lavar los tomates. No uses un bol con agua y los dejes remojando porque todo el contaminante que quede en el agua, los tomates podrán absorberlos.

Así que mejor usar el grifo para lavarlos, o remoja un trapo de cocina y frota los tomates. Después sécalos con papel absorbente. Además, no congeles los tomates que estén muy aguados o con partes muy blandas.

  • Paso 2: Cortar la parte del tallo.

Elimina la parte superior de los tomates, donde está el tallo, con un cuchillo. Y si quieres congelarlo en trozos, puedes picarlo en rodajas o en cuartos.

  • Paso 3: Realizar primer congelamiento.

Pon papel encerado o una lámina antiadherente sobre la bandeja, luego acomoda los tomates enteros dejando espacio entre ellos y congela durante 5 horas. Salta este paso si picaste el tomate.

  • Paso 4: Poner los tomates en una bolsa o recipiente para congelar.

Los tomates picados te conviene ponerlos dentro de bolsas para congelar herméticas que sean pequeñas, ya que resulta más práctico solo poner a descongelar lo que se vaya a necesitar.

Lo tomates enteros congelados puedes ponerlos dentro de una bolsa o recipiente hermético algo más grande.

  • Paso 5: Etiquetar.

Escribe la fecha de almacenamiento sobre la bolsa o pega una etiqueta al recipiente.

  • Paso 6: Guardar los tomates en el freezer.

De este modo, los tomates se mantendrán congelados durante 2 meses.

¿Cómo conservar los tomates cocidos?

En caso de que hayas cocido algunos tomates y no lo hayas usado todo (sin importar si solo los herviste, los hiciste en una salsa o un puré), puedes guardarlos del siguiente modo:

  • Paso 1: Esperar a que los tomates se enfríen.

Antes de verterlo en un envase, conviene esperar que el tomate cocido se enfríe por completo.

  • Paso 2: Poner los tomates cocidos en un envase o bolsa hermética.

El envase puede ser de vidrio o plástico pero tiene que tener tapa hermética. O puedes usar una bolsa hermética. Si lo vas a congelar lo mejor es evitar el vidrio.

  • Paso 3: Etiquetar.

Si los vas a congelar, conviene que pongas la fecha de almacenamiento sobre la bolsa o recipiente.

  • Paso 4: Guardar los tomates cocidos.

Puedes guardar los tomates cocidos de 3 a 5 días en la nevera, mientras que en el freezer llegarán a durar unos 10 u 12 meses.

¿Cómo deshidratar los tomates?

Deshidratar tomates es una excelente manera de extender su tiempo de vida útil, además de que sirve para potenciar su sabor.

Si tienes planeado hacer esto, te aconsejo usar los tipos de tomates que tengan más pulpa, aunque cualquiera sirve, solo asegúrate de sacarle el gel que recubren las semillas ya que algunos traen en exceso.

  • Paso 1: Lavar y picar los tomates.

Lava los tomates bajo el agua de un grifo o con una taza pequeña ve echándole agua mientras con tu otra mano lo frotas. Después, corta la parte superior del tallo, y pícalo por la mitad o en cuartos si es muy grande.

Recuerda deshacerte de las semillas y del gel que la recubren.

  • Paso 2: Deshidratar los tomates.

Por el alto contenido en agua de los tomates, no te recomiendo que los deshidrates en el horno porque tardaría de 6 a 10 horas, dependiendo de lo grueso que estén los tomates.

Pero si optas por este método, pon el horno a la temperatura más baja posible. Acomoda los tomates sobre una bandeja con papel de horno o lámina antiadherente, y asegúrate de poner la piel del tomate abajo.

Revisa el estado de los tomates cada dos horas, pero se estipula que debería tardar de unas 6 a 10 horas en secarse por completo. Sabrás que los tomates están bien deshidratados cuando estén arrugados, firmes y nada pegajosos.

En caso de que tengas un deshidratador de alimentos, ajusta la temperatura a unos 60°C, luego acomoda los tomates igualmente con la piel sobre la rejilla, dejando algo de espacio entre ellos. Deberían tardar de unas 12 a 18 horas en estar listos.

  • Paso 3: Pasar los tomates secos a tarros de vidrio.

Espera a que los tomates estén fríos antes de guardarlos en unos tarros de vidrio con tapa hermética.

  • Paso 4: Etiquetar.

Anota la fecha de almacenamiento sobre una etiqueta y pégala al frasco.

  • Paso 5: Guardar en un lugar oscuro y seco.

Pon los tomates deshidratados en un lugar libre de humedad, fresco y oscuro, y así se mantendrán por todo un año. Para hidratarlos sumérgelos en agua caliente por 15 minutos, o por 1 o 2 horas si usas agua fría. [2]

Estos tomates deshidratados también puedes sumergirlos en aceite para aportarle mucho más sabor gracias a las especias (como el ajo, granos de pimienta y albahaca), aunque su tiempo de vida útil se verá reducido.

Solo tienes que hervir los tomates deshidratados por 20 minutos, escurrirlos y secarlos con papel de cocina. Luego tritura los ajos. Haz uso de un tarro de vidrio para guardar los tomates.

Pon un poco aceite al tarro hasta cubrir el fondo, añade una capa de tomate y otra de especias y del ajo triturado, vuelves agregar aceite y así repites hasta llenar el tarro. Tapa bien y guarda en la nevera de 1 a 2 semanas.

¿Cómo hacer conserva de tomates?

Los tomates en conserva son básicamente una salsa de tomate o al menos una base para preparar una salsa, que si lo guardas correctamente te durará una buena temporada. Ahora bien, si ya tienes la salsa preparada, te recomienda veas el articulo específico sobre como conservar la salsa de tomates.

Necesitaras de estos ingredientes:

  • 2 kilos de tomates maduros.
  • ½ cucharadita de orégano seco.
  • El zumo un limón.
  • 30 ml de aceite, preferiblemente de oliva.
  • ¼ cucharadita de azúcar.
  • ½ cucharadita de sal.

Ahora solo tienes que hacer lo que te indico a continuación:

  • Paso 1: Esterilizar los tarros de vidrio.

Para guardar la conserva de tomates tendrás que usar frascos o tarros de vidrio con tapa de rosca o hermética, que deben estar limpios y debidamente esterilizados.

Para ello, ponlos en una olla con agua (con sus tapas) y hierve durante 15 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, sácalos con unas pinzas cuidadosamente, y ponlos sobre una rejilla para que se escurren y sequen.

  • Paso 2: Lavar y pelar los tomates.

Lava los tomates con abundante agua y para pelarlos fácilmente solo hazle un corte de cruz con un cuchillo en la base, después sumérgelos en agua caliente por uno o dos minutos, y verás lo sencillo que será ahora quitarles la piel. Después de esto pícalos en cuadros.

  • Paso 3: Cocinar los tomates picados.

Lleva una olla a fuego medio-bajo y cocina los tomates troceados durante 30 minutos. Pasado este tiempo, añade el aceite, sal, azúcar y el orégano, y cocina por unos cinco minutos más.

  • Paso 4: Triturar.

Espera que esta salsa se enfríe un poco, antes de ponerlo en un procesador de alimentos o licuadora, y dale toques hasta que tenga la consistencia que desees. Si lo quieres parecido a una salsa o con pequeños trozos, dependerá de tu gusto.

  • Paso 5: Pasar la salsa a los tarros.

Añade jugo de limón a los frascos que vayas a usar, y vierte la salsa, pero sin llenarla por completo. Y tapa bien.

  • Paso 6: Realizar el vaciado.

En una olla grande y alta que tengas, ponle un trapo de cocina limpio al fondo. Sobre este trapo, acomoda bien los tarros para evitar que choquen entre sí o con la olla cuando se ponga a hervir.

Añade agua hasta cubrir los frascos, enciende el fuego y cuando empiece a hervir, espera unos 20 o 30 minutos para que se realice el vaciado con la presión. Pasado este tiempo, apaga el fuego y espera a que el agua se enfríe un poco antes de sacar los tarros.

  • Paso 7: Dejar reposar.

Cuando el agua temple, saca los tarros y déjalos sobre una mesa o encimera hasta que se enfríen por completo. Esto puede tardar de unas 6 horas.

  • Paso 8: Etiquetar.

Cuando los tarros estén fríos y secos, adhiere una etiqueta con la fecha de almacenamiento.

  • Paso 9: Guardar los tomates en conserva.

Guarda el tarro con los tomates en conserva en la parte más fría de la nevera, si se mantiene cerrado se mantendrán de 8 a 10 meses, mientras que destapado unos 2 o 3 meses.

También puedes congelarlo, solo pasa el tomate en conserva a una bolsa o recipiente hermético que apto para estar en el freezer, y estarán de 12 a 18 meses.

¿Cómo preparar mermelada de tomates?

Por si no lo sabías, con los tomates también puedes preparar una deliciosa mermelada, que además, tiene un tiempo de vida útil bastante largo gracias a la azúcar.

Lo que es una estupenda opción para aprovechar los tomates maduros que estén a punto de expirar. Para hacerla solo sigue estas indicaciones:

  • Paso 1: Esterilizar los tarros donde pondrás la mermelada.

Resulta conveniente emplear tarros de vidrio que tengan tapa de rosca o hermética para conservar mejor la mermelada. Y tienes que esterilizarlos.

En una olla con agua, coloca los tarros junto a sus respectivas tapas y hiérvelos por unos 15 minutos. Transcurrido este tiempo, saca los tarros con unas pinzas, y colócalos sobre una rejilla para que se escurran y sequen.

  • Paso 2: Lavar y picar los tomates.

Con abundante agua fría lava bien los tomates. Después corta el tallo y pica el tomate en cuartos. Deshazte de la semilla.

En algunos casos recomiendan quitar la piel, mientras que otros prefieren dejarla para añadir sabor y textura, así que esta opción dependerá de ti.

  • Paso 3: Preparar la mermelada.

Pesa primero los tomates picados que no tengan semilla y el gel que las cubre. Por cada medio kilo de tomate, deberás usar unos 250 gramos de azúcar. Pon el tomate en una olla, añade el azúcar y jugo de un limón, cocina a fuego medio-bajo por 15 minutos removiendo con una cucharada de madera de vez en cuando.

Trascurrido este tiempo, puedes licuar los tomates y volver a cocinar por otros 20 minutos más, hasta que obtenga la consistencia deseada, te aconsejo que quede un poco liquida ya que al enfriarse espesará más. Apaga el fuego y deja reposar.

  • Paso 4: Verter la mermelada en el frasco.

Cuando la mermelada este fría, viértela en el tarro utilizando un embudo o cuchara, pero no lo llenes por completo, deja al menos un centímetro o uno y medio. Tapa bien los tarros.

  • Paso 5: Sellar al vacío.

Pon un trapo al fondo de una olla grande y de fondo grueso, acomoda los tarros con mermelada sobre el trapo de modo que no choquen entre sí o con el fondo de la olla constantemente.

Agrega agua hasta cubrir los tarros, llevar al fuego y hervir de 20 a 30 minutos para realizar el vaciado. Apaga el fuego y deja los frascos en la olla hasta que el agua temple.

  • Paso 6: Sacar los tarros del agua y dejar reposar.

Cuando el agua este fría, saca los tarros y déjalos sobre una mesa o encimera, donde no les pegue el sol, hasta que se enfríen por completo. Esto puede tardar algunas horas

  • Paso 7: Etiquetar.

Cuando los tarros estén fríos y secos, pégale una etiqueta con la fecha de preparación de la mermelada de tomates.

  • Paso 8: Guardar la mermelada de tomate.

Puedes guardar los tarros de mermelada de tomate sin abrir en la despensa por unos 10 u 12 meses, después de abrir el frasco solo durará unos 3 o 4 meses, pero solo si la temperatura promedio no sobrepasa los 25°C.

En el caso de que la temperatura promedio del lugar donde vives supere los 25°C, lo mejor es que guardes la mermelada de tomate en la nevera, si el tarro se mantiene cerrado puede mantenerse de 12 a 18 meses, y destapado unos 6 meses.

Para congelar la mermelada de tomate, debes pasarlo a una bolsa o recipiente hermético que soporte el freezer, así llegará a durar unos 2 años.

¿Cómo conservar los tomates encurtidos?

Los tomates encurtidos son una excelente manera de preservarlos por un largo tiempo, puedes usar cualquier tipo de tomate, incluso los tomates verdes o los cherrys.

Para encurtir un kilo de tomates, necesitarás una taza de vinagre, una taza de agua, una cucharada de sal, 50 gramos de azúcar, y las especias de tu preferencia como semillas de eneldo, pimienta negra, hoja de laurel, y algunos dientes de ajo. La cebolla también le aporta un buen sabor.

  • Paso 1: Esterilizar los tarros.

Lo tarros o frascos de vidrio con tapa hermética son el recipiente ideal de preservar los encurtidos. Estos tienen que estar limpios y esterilizados. Para esterilizarlos solo tienes que hervirlos por 15 minutos con todo y tapa.

  • Paso 2: Lavar y picar los tomates.

Lava con abundante agua los tomates, y después quítales la parte del tallo y córtalos en cuartos. Si son tomates cherry solo córtale el tallo y puedes dejarlo enteros o picarlos a la mitad.

  • Paso 3: Preparar la salmuera.

En una olla pon el agua, el vinagre, el azúcar, el laurel y cocina hasta llegar a la ebullición. Apaga el fuego y espera a que atempere.

  • Paso 4: Llenar los frascos.

Primero pon las demás especies en la base del tarro junto con algunos dientes de ajo, y luego mete los tomates. Finalmente agrega el agua hasta cubrir los tomates, asegúrate de dejar al menos uno o dos centímetros sin llenar. Agita un poco el frasco antes de cerrar para eliminar las burbujas, y cierra bien.

  • Paso 5: Sellar al vacío.

Repite el proceso de vaciado de los otros métodos: pon un trapo al fondo de una olla grande y de fondo grueso, acomoda los tarros sobre el trapo de modo que no se rompan al chocar entre ellos o con el fondo de la olla constantemente.

Agrega agua hasta cubrir los tarros, llevar al fuego y hierve de 20 a 30 minutos para realizar el vaciado. Apaga el fuego y deja los frascos en la olla hasta que el agua temple.

  • Paso 6: Sacar los tarros del agua.

Cuando el agua este fría, saca los tarros y déjalos sobre una mesa o encimera, lejos del sol, hasta que se enfríen por completo. Esto puede tardar algunas horas.

  • Paso 7: Etiquetar.

Cuando los tarros estén fríos y secos, pégale una etiqueta con la fecha de preparación de los tomates encurtidos.

  • Paso 8: Guardar los tomates encurtidos.

Puedes dejar los tomates encurtidos sellados a temperatura ambiente por 6 meses, una vez que los abras tienes que refrigerarlos por 2 o 3 semanas. Si mantienes en tarro de tomates encurtidos sellado dentro de la nevera puede llegar a durar un año.

¿Cómo conservar los tomates enlatados?

En las tiendas y supermercados puedes encontrar tomates que vienen enlatados, o en recipientes de plástico. Los tomates pueden venir enteros, picados, en puré o salsa.

Si mantienes el envase de los tomates sellado durarán hasta la fecha de vencimiento indicado por el fabricante. Te aconsejo ponerlo en la despensa, en un lugar oscuro y fresco, o dentro de la nevera.

Cuando hayas destapado el envase, debes mantener los tomates en sus diferentes versiones dentro de la nevera. Algunos contarán con tapas que permiten mantener el tomate dentro del mismo recipiente, mientras que otros no.

Así que si no usaste todos los tomates enlatados que compraste, ponlos dentro de un recipiente de plástico o vidrio (preferiblemente un tarro de vidrio) con tapa hermética, dentro de la nevera, así podrán mantener de 2 a 3 semanas gracias a los conservantes.

También puedes congelarlos, solo ponlos dentro de una bolsa o recipiente resistente al freezer, por espacio de 12 meses.

¿Cómo saber si los tomates se pusieron malos?

Los tomates que se echaron a perder tendrán estas características:

  • Olor rancio.
  • Textura extremadamente blanda, resulta fácil hacerle huecos con los dedos.
  • Manchas o pelusas blancas o negras (moho).
  • Mal sabor.

¿Por qué se echan a perder los tomates?

Como cualquier otra fruta o verdura fresca, los tomates pueden contaminarse con bacterias procedentes del suelo, agua o de animales cuando aún no han sido cosechados.

Mientras que la contaminación de origen humano puede producirse antes, durante o después de la cosecha, hasta el momento del consumo.

Las bacterias presentes en la piel del tomate pueden transferirse a su pulpa durante el corte o el rebanado, o cuando se dejan remojando ya que por el tallo pueden absorber agua.

Estas bacterias aceleran el proceso de descomposición natural, debido a que se van alimentando y reproduciendo en el tomate, volviéndolo un alimento inseguro para comer.

Además, gracias a la alta cantidad de agua que contiene el tomate, el moho se desarrolla fácil y rápidamente. Asimismo, al igual que la mayoría de las frutas, el tomate seguirá madurándose a no ser que se detenga este proceso guardándolo en frío o cocinándolo.

¿Cuánto duran los tomates?

El tiempo de vida útil del tomate es corto, aunque se puede alargar si se congela, acá te dejo un resumen del tiempo de conservación del tomate:

ProductoDuración
Tomate verde a temperatura ambiente1 mes
Tomate casi maduro a temperatura ambiente3 – 5 días
Tomate completamente maduro a temperatura ambiente2 – 3 días
Tomate maduro refrigerado5 – 7 días
Tomate picado refrigerado3 días
Tomate (entero o picado) congelado2 meses
Tomate cocido refrigerado3 – 5 días
Tomate cocido congelado10 – 12 meses
Tomate deshidratado a temperatura ambiente1 año
Tomate deshidratado en aceite refrigerado1 – 2 semanas
Tomate en conserva sellado refrigerado8 – 10 meses
Tomate en conserva abierto y refrigerado2 – 3 meses
Tomate en conserva congelado12 – 18 meses
Mermelada de tomate sellada a temperatura ambiente10 – 12 meses
Mermelada de tomate abierta a temperatura ambiente3 meses
Mermelada de tomate sellada y refrigerada12 – 18 meses
Mermelada de tomate abierta y refrigerada6 meses
Mermelada de tomate congelada2 años
Tomates encurtidos sellados a temperatura ambiente6 meses
Tomates encurtidos abierto y refrigerado2 – 3 semanas
Tomates encurtidos sellados y refrigerados1 año
Tomate enlatado sin abrir a temperatura ambienteHasta la fecha de vencimiento
Tomate enlatado abierto y refrigerado2 – 3 semanas
Tomate enlatado abierto y congelado12 meses

¿Cuál es la mejor manera de conservar los tomates?

Pues depende del uso de que queramos dar a los tomates, los tomates frescos pueden estar unos días a temperatura ambiente, pero mejor es ponerlo en la nevera para alargar un poco más su duración.

Si quieres que se duren una larga temporada, entonces, congelar los tomates es lo mejor que puedes hacer, aunque no tendrán luego la misma consistencia que cuando están frescos.

Con los tomates cocidos, bien sea en salsa, puré o jugo, debes mantenerlos en frío todo el tiempo para que no se echen a perder rápidamente. Además, hay otras formas de sacarle provecho a los tomates que hará que duren mucho tiempo.

Por ejemplo, si preparas tomates en conserva, o haces tomates encurtidos o los deshidratas, o haces una mermelada, no solo aprovechas los tomates que tengas para evitar que se echen a perder, sino que además te pueden durar bastante tiempo.

Para conocer cómo conservar algún otro alimento, este sitio cuenta con la más completa lista de temas referentes a la preservación de productos y alimentos.


[1] https://escholarship.org/uc/item/25h4j4p1

[2] https://foodbanksbc.org/wp-content/uploads/2014/12/Food-Storage-Guidelines3.pdf

Deja un comentario