Conservar trufas: 4 métodos que no te puedes perder

conservar Trufas

Las trufas son una delicadeza, un producto gourmet que se utiliza mucho en la alta cocina, y por lo mismo, su precio también es alto, así que, si has comprado más de lo que necesitas, debes conservar trufas sí o sí.

Con toda honestidad, usarlo lo más rápido posible es el mejor curso de acción. Las trufas estaban destinadas a consumirse frescas y, el aroma comienza a desvanecerse lentamente una vez que la trufa se expone al aire.

Pero si no puedes… Tenemos opciones que van solucionar todos tus problemas.

Conservar trufas a corto plazo

Para conservar trufas en el corte plazo existen 2 métodos importantes, uno que consta del uso de arroz y que es mayormente el más usado, y otro en base a papel absorbente. A continuación te mostramos como funciona cada uno.

Método 1: Arroz

Si está buscando saborear su trufa fresca durante 1-3 semanas, lo mejor que puedes hacer es enfriarla, con cuidado, en el refrigerador. Asegúrate de que esté limpio y seco, sobre todo seco. Llena un recipiente con arroz seco y mantén tu trufa sumergida en el arroz. Sí, esto es como la teoría cuando se te cae el teléfono al agua.

conservar trufas en arroz

Comienza vertiendo una capa gruesa de arroz en el recipiente. Coloca las trufas limpias en el interior, colócalas unos centímetros entre sí y luego vierte más arroz hasta que las trufas estén bien cubiertas. Sella el recipiente y guárdelo en un lugar fresco, seco y oscuro de su refrigerador.

Vamos a reiterar: El arroz absorbe la humedad. La humedad es mala para una trufa, como es mala para un teléfono celular. Es importante revisar la trufa a diario y asegurarte de que se mantenga seca, para prevenir el crecimiento de moho.

Lo mejor de este método es que vas a poner capturar el aroma de la trufa en el arroz, por lo que cuando prepares este arroz tendrá un aroma que te enamorará.

El lado negativo es igual que lo anterior, es un arma de doble filo, ya que lo que gana el arroz lo pierde la trufa, pero la verdad es que no hay forma de conservar trufas sin perder cierto aroma.

Método 2: Papel secante o absorbente

Esta es como la versión del refrigerador para congelar las trufas. Tal como veremos luego, para congelar las trufas debemos envolver en papel aluminio las trufas para meterlas en el congelador, pero aquí lo haremos en el refrigerador o nevera.

Hacer esto es muy simple, debemos limpiar y secar las trufas, luego envolverlas en un papel absorbente, las típicas toallas que se ocupan en la cocina, y luego guardar esto en un recipiente hermético, idealmente libre de aire al interior. Para mejorar y asegurar el funcionamiento de este método, debes cambiar diariamente el papel.

conservar trufas con papel absorbente

Con esto podrás conservar trufas por una semana al menos, y lo mejor es que no perderás tanto aroma como con el tema del arroz si lo sellas al vacío, y mas aun, puedes poner un poco de arroz o huevos para que adquieran parte de este aroma, es un secreto gourmet.

Me parece que el mejor método y también más recomendado es el del papel absorbente para un almacenamiento de corto plazo

Conservar trufas a largo plazo

Al igual que en nuestro apartado anterior, tenemos 2 formas de conservar trufas en el largo plazo, la congelación y mediante aceite. El detalle de cada método lo vas a encontrar a continuación.

Método 1: Congelar las trufas

Si desea conservar trufas frescas durante 1 a 4 meses, hay que entrar en modo congelar.

Al igual que siempre, hay que limpiar y secar las trufas. Una vez hecho esto, envuelve cada trufa y guárdala en el congelador. Ya está, eso es todo.

¿En qué puedes envolver la trufa para el congelador? Nuestro querido amigo el papel aluminio es siempre una gran alternativa. Pero mejor alternativa es algún contenedor en el que puedas sellar al vacío, ya que el aire es un enemigo natural de las trufas.

¿Cuál es el problema de este método? Es que tampoco vas a poder conservar el aroma de las trufas, salvo que realmente uses un recipiente hermético que selle al vacío, ahí tus probabilidades de aromáticamente conservar trufas aumentarán.

conservar trufas congelando

También presenta un poco de problema para descongelar, por lo que tu mejor carta es usar la trufa congelada, ya que al descongelarla se pierde un poco la consistencia de la trufa misma.

Método 2: Conservación con aceite o mantequilla

Como consecuencia del método anterior, se puede conservar trufas congeladas cubiertas con aceite virgen extra o mantequilla. Tal vez sea un paso más largo, pero vale la pena.

Los estudios respecto al uso de aceites como preservantes son varios, como este para conservar carne, y denotan que podemos usarlos para conservar trufas, de la siguiente forma.

Vamos a usar las cubetas de hielo para hacerlo más fácil.  Corta y coloca los copos dentro de las bandejas de hielo y, al gusto, cúbralo con aceite virgen extra o mantequilla derretida.

El método de la mantequilla también tiene dos formas de derretir: disolver a temperatura ambiente o calentarla a baño maría (hay que quitar la pátina que se forma en la superficie).

Una vez combinada esta mezcla con la trufa, meterla en el congelador.

Al día siguiente, los cubos helados deben colocarse dentro de un recipiente de comida hermético y colocarse nuevamente en el congelador.

De esta forma, la conservación sería eficaz durante un par de meses.

También puede interesarte:

Deja un comentario