La Guía más Completa para Conservar Remolachas

Conservar Remolacha

Añadir remolacha a tus alimentos no solo los hará más coloridos y atractivos a la vista o al paladar. Además de ello, estarás nutriendo tu cuerpo con todas las propiedades beneficiosas que caracterizan a esta verdura. Lo que incluye fibra, antioxidantes, ácido fólico, vitaminas y más, pues con su llamativo color tiene mucho para ofrecer.

¿Cómo conservar remolachas? Es posible mantenerlas crudas en la nevera por un periodo de 2 semanas. Mantenerlas en vinagre es un forma alternativa que mantiene una buena conservación durante 6 semanas. Finalmente, métodos como la deshidratación, congelación y el enlatado son capaces de mantener las remolachas hasta por 1 año.

Si quieres saber cómo mantenerlas frescas, sigue leyendo las instrucciones que se especificarán a continuación. También te indicaremos cómo congelarlas, qué pasos seguir para deshidratarlas y cómo guardarlas (cocidas o crudas) en la nevera.

Cómo conservar remolacha fresca en la nevera

Seguramente ves la nevera como un electrodoméstico ideal para mantener en buen estado los alimentos, y de hecho lo es. Así que, naturalmente, una forma de conservar remolacha consiste en guardarlas dentro de la nevera. Sin embargo, para que puedas usarlas sin problema posteriormente, es bueno que sigas estos pasos específicos:

  • Paso 1. Selecciona correctamente cada remolacha

Estando en el supermercado, en la sección de verduras, opta por las remolachas en las que sientas firmeza al tocarlas. Sería ideal si su forma es redonda y se ve carnosa, sin tantas manchas o golpes.

  • Paso 2. Sácalas de la inadecuada bolsa de supermercado

No es recomendable que introduzcas esas verduras en la nevera si están guardadas en las típicas bolsas del supermercado. Porque hay mejores opciones para garantizar su frescura aun con el paso del tiempo.

  • Paso 3. Déjales las hojas

Lo aconsejable es que les dejes las hojas que traen, porque contribuirán a que duren más tiempo en frío. Además, esas hojas son buenas para purés, sopas u otras preparaciones que quieras hacer.

Tienes dos opciones: colocar las remolachas sueltas dentro del cajón, especialmente diseñado para hortalizas y verduras, o usar una bolsa. Si optarás por la segunda opción, asegúrate de que la bolsa sea de plástico y esté perforada. De esa manera, la remolacha va a transpirar y corre menos riesgo de pudrirse prontamente. 

Obviamente hay un límite en cuanto a la cantidad de días que puedes conservar remolacha fresca en tu nevera. Siguiendo todas las indicaciones antes mencionadas, probablemente tendrás oportunidad de usarla entre 10 días y 15 días después.

Cómo congelar la remolacha

¿Es una buena idea congelar las remolachas? Por supuesto que sí. De hecho es una buena forma de conservar la remolacha una vez cocida. Para emplear esta efectiva solución, solo tienes que hacer lo siguiente:

  • Paso 1. Remueve la suciedad

Como es un vegetal de raíz, asegúrate de quitar toda la suciedad de tierra o lo que sea. Ponlas en abundante agua helada y remueve las impurezas.

  • Paso 2. Cocinar hasta que se ponga tierna

Uno de los requerimientos para conservar remolacha en el congelador es que debemos cocer la remolacha antes de ponerla a congelar. Lo bueno es que hará que puedas utilizarla posteriormente en una comida.

  • Paso 3. Córtalas en trozos o cubos

Una vez lista, no puedes meterla inmediatamente al congelador, porque eso sería perjudicial. Ojo, tienes que esperar que se enfríe durante el tiempo suficiente para después cortarla. Aproximadamente, podrás sacar entre 4 trozos y 10 trozos, con tamaños diferentes, de 1 sola remolacha.

  • Paso 4. Almacénalas dentro de un contenedor hermético

En lugar de agarrar la primera bolsa que veas, corrobora que sea apta de congelación para guardar los trozos de remolacha. Con esa bolsa hermética, se eliminará el aire con facilidad y prácticamente no te ocupará nada de espacio.

Las remolachas crudas congeladas pueden mantener su calidad durante un periodo de 12 a 18 meses.

Cómo conservar remolachas en vinagre

A fin de que puedas conservar remolacha por mucho más tiempo, y usarla de diferentes maneras, debes agregarle vinagre. De esa manera, podrás disfrutar de tenerla en purés o batidos y combinarla con algunas otras comidas. Si deseas extender la duración de la remolacha, sigue estas oportunas sugerencias que son muy prácticas:

  • Paso 1. Escoge las remolachas que estén en buen estado

Trata de seleccionar aquellas que tengan buena apariencia, que no estén golpeadas o magulladas.

  • Paso 2. Elimínale la tierra o sucio que puedan tener

Toma un envase con agua limpia y arrójalos allí, y ve sacándolas, a la vez que las limpias una a una.

  • Paso 3. Toma una olla, agrégale suficiente agua y pon a hervir

Coloca la olla con el agua en la cocina a fuego lento, hasta que comience a hervir. Luego, al agua contenida en la olla, échale un poco de vinagre y algo de sal, pero no una gran cantidad.

  • Paso 4. Procede a cortar sus hojas

Solamente debes cortar sus hojas y aprovecharlas para un caldo, sin cortar la remolacha ni pelarla.

  • Paso 5. Échalas en la olla

Con mucho cuidado, introduce las remolachas en el agua y espera hasta que estas se vean que están bien cocidas. Según el tamaño que tengan las remolachas, su cocimiento pudiera tardar entre 45 minutos o hasta una hora.

  • Paso 6. Saca las remolachas de la olla

Procede a sacarlas con cuidado y espera que se enfríen para refrigerarlas. Al seguir estas instrucciones, podrás conservar remolacha hasta un mes y medio.

Cómo conservar remolachas crudas

Debido a que incluirla en tus ensaladas las hará más nutritivas, y le añadirá color a tu plato, quizás pienses en conservar remolacha cruda. Aunque en ese estado tiende a durar menos, es una de las opciones viables que tienes para comerla. Así que, con el propósito de que no la desaproveches, aquí te explicamos cómo hacerlo posible:

  • Paso 1. Seleccione las mejores remolachas

Para tener mayores probabilidades de conservación de remolachas crudas, es fundamental que las escojas muy cuidadosamente. Deben estar frescas, firmes, redonditas, carnosas y carentes de manchas.

  • Paso 2. Límpialas

Sería bueno que confirmes que las remolachas están limpias antes de almacenarlas en determinado lugar. En caso de que no lo estén, puedes usar agua para lavarlas de manera sencilla.

  • Paso 3. Colócalas en la nevera

Para conservar remolacha cruda en estado comestible, lo que debes hacer es introducirla en la nevera. Pero no en cualquier parte, sino en el cajón para verduras, pues este posee las características necesarias para conservar esta clase de raíces. Ya sea sueltas con sus hojas o dentro de una bolsa, se mantendrán bien si están allí.  Utilizando este método de conservación las remolachas que compres aguantarán crudas durante aproximadamente 2 semanas o menos.

Enlatado casero de remolachas

El cocimiento es otra técnica para conservar remolachas bastante eficaz que puedes intentar probar. Con este proceso, tienes la posibilidad de almacenar una mayor cantidad de kilos de esta verdura tan beneficiosa. Aunque son más los pasos a dar, seguramente no vas a experimentar inconvenientes mayores al seguirlos uno a uno:

  • Paso 1. Escógelas y prepáralas

Las remolachas con diámetro entre 2,5 cm y 5 cm, con textura firme y apariencia fresca son las ideales. Al prepararlas para ser conservadas, corta su raíz y su parte superior dejando alrededor de 2,5 cm de raíz y tallo. Lávalas y usa un cepillo especial para vegetales para restregarlas con agua del grifo.

  • Paso 2. Ponlas a cocer

Coloca en una olla de presión especial las remolachas que tengan un tamaño similar, para que se cocinen al mismo tiempo. Colócalas con agua hirviendo durante 15 minutos o 25 minutos, lo que permitirá que la cáscara se separe. Sácalas del agua, quítales la cáscara usando tus manos o una cuchara y corta sus tallos y raíces.

  • Paso 3. Córtalas

Aquellas remolachas que sean pequeñas puedes dejarlas enteras, pero tanto las medianas como las grandes deben ser cortadas. Ya sea en rodajas o cubos.

  • Paso 4. Almacénalas en frascos hechos de vidrio

Asegúrate de que tanto las tapas como los frascos se mantengan calientes hasta que los uses. Para lograrlo, puedes sumergirlos en agua caliente o simplemente lavarlos y dejarlos a una temperatura ambiente. Una vez que estén bien cortados los pedazos, guárdalos en esos frasquitos especiales para conservas con capacidad para 500 ml.

  • Paso 5. Añade sal y llena los frascos

Utiliza sal especial para conservas, solo una cucharadita de 5 ml en cada frasco y llénalos con agua hirviendo. Siempre cuidando que quede un espacio de 2,5 cm vacío entre el contenido y la tapa.

  • Paso 6. Cierra los frascos

Cuando cierres los frascos, después de usar un trapo o pañuelo para limpiar sus bordes, agítalos. Hazlo con delicadeza y las burbujas desaparecerán, posteriormente, acomódalos dentro de la olla a presión con 2,8 l de agua. Usa una base como soporte para que los frascos no toquen el fondo ni choquen entre sí.

  • Paso 7. Calienta la olla

Esta tiene que ser una olla o un cannel de presión, ya que la remolacha se considera baja en ácidos, por lo que, un simple baño no es suficiente para producir botulismo.

Para las remolachas se requiere de una presión de 12lb durante al menos 35 minutos para frascos de 250ml, si nuestra ciudad se encuentra a nivel del mar. La localización y tamaño cambien los tiempos y presión al tratar las remolachas según la tabla del Centro Nacional de USA para conservación casera de alimentos.

  • Paso 8. Saca cada frasco

Apaga la llama de fuego, verifica que la presión sea de 0 kPa y quita el peso o abre la respectiva ventilación. Espera por 2 minutos para quitar la tapa y retira cada frasco, usando una pinza para dejarlos enfriar al aire libre. Haciendo esto

Con este método puedes conservar remolachas durante 12 a 18 meses sin perder su calidad

Cómo deshidratar remolachas

La deshidratación de varios productos, como la remolacha, cada vez se hace más frecuente y popular. Esto se debe a las distintas formas en que puede usarse, luego que se encuentre en ese estado. Además, es utilizado como un tipo de complemento en la alimentación y en algunos casos, como colorante natural. Es muy sencillo de hacer si sigues estos pasos:

  • Paso 1. Selecciona las remolachas y lávalas

Escoge las mejores y con agua limpia, usando quizás una toallita, límpialas bien mientras vas removiendo la tierra.

  • Paso 2. Córtalas en ruedas finas

Para esto, puedes utilizar un cuchillo bien afilado o incluso algún tipo de procesador para alimentos, para que sea más rápido.

  • Paso 3. Seca las ruedas de remolacha

En este paso, puedes usar un deshidratador, horno de convención, o exponerlas al sol, cuidando que no se le paren los insectos.

  • Paso 4. Guárdalas

Luego de secarlas, deposítalas en un recipiente seco y hermético, para que así quede en buen estado.

  • Paso 5. Procede a convertirlas en polvo (opcional)

Muele la remolacha ya seca de forma manual, o utilizando algún procesador para alimentos que tenga potencia. También puedes usar un molino con el que se hace polvo el café.

  • Paso 6. Trata de dejarlo muy fino y guárdalo (opcional)

Mientras más fino el polvo, será más útil en diferentes aplicaciones que le des. Además, debes guardarlo en un envase que se selle bien para conservar remolacha durante mucho más tiempo.

¿Cómo saber cuándo las remolachas están malas?

Aunque las remolachas no tienden a dañarse fácilmente, la manipulación que le des puede determinar si se pondrán malas rápidamente. Tanto su apariencia externa como su composición interna, te darán indicios sobre su estado. Algunas formas de darte cuenta si están malas son estas:

  • Al tocarlas, percibirás que se sienten poco firmes o aguadas.
  • Observarás en ellas ciertas manchas irregulares.
  • Sus hojas se verán un tanto secas y de color amarillo pálido.
  • No percibirás un olor fresco, sino más bien como el de una verdura que empieza su proceso de descomposición.

¿Cuánto duran las remolachas?

Todo va a depender de la técnica que uses para conservar remolacha, de allí la importancia de seguir cada paso con atención. A continuación, se muestra un cuadro con duraciones estimadas:

Método de conservaciónTiempo de duración
Remolachas frescas en la nevera10-15 días.
Remolachas congeladas12 a 18 meses
Remolachas enlatadas o enfrascadas12 a 18 meses
Remolachas en vinagre6 semanas
Remolachas deshidratadas4 – 52 semanas

¿Cuál es la mejor forma de conservar remolachas?

El método más sencillo consiste en guardarlas dentro de tu nevera, pero no es el que te permite una mayor duración. En caso de que quieras conservar remolacha en grandes cantidades a largo plazo, hay otros métodos aún mejores como la deshidratación y la congelación, o también el enlatado casero.

¿Qué tal te ha parecido este post para conservar remolachas? ¿Genial no? Si es el caso, te invitamos a que sigas explorando el mundo de la conservación y almacenamiento de alimentos con los siguientes artículos.

Deja un comentario