Cómo Conservar Guayabas (frescas, jugo, dulce y +)

Conservar Guayabas
Conservar Guayabas

La guayaba es una fruta tropical muy común en Latinoamérica, suele tener una piel suave y una pulpa llena de pequeñas semillas. Con esta fruta se preparan ricos jugos, dulces y mermeladas, pero, ¿cómo se conserva la guayaba?

Solo puedes dejar la guayaba a temperatura ambiente cuando necesites madurarla por 2 o 3 días, una vez madura, debes guardarla en la nevera de 2 a 4 días, o almacenarla en el freezer durante 12 meses.

Si sigues leyendo aprenderás a cómo conservar la guayaba de la forma adecuada.

Cómo conservar guayabas a temperatura ambiente

Si las guayabas están maduras, es decir, que al apretarlas la fruta se hunde un poco, deben ir directo a la nevera, en cambio, si la guayaba está dura, entonces deberás dejarla a temperatura ambiente por un par de días.

No es necesario que las laves, pero puedes remover suciedad o humedad con un trapo de cocina limpio o con papel absorbente. Luego puedes dejarla en una cesta o recipiente el cual debes cubrir con una toalla limpia y seca.

Coloca la cesta con guayabas en un lugar donde no le pegue la luz de forma directa, además que tiene que mantenerse fresco y seco. De este modo, las guayabas podrán estar entre 2 y 3 días a temperatura ambiente.

Te aconsejo revisar el estado de las guayabas cada día, porque una vez que alcancen su madurez, podrían dañarse rápidamente.

Cómo conservar guayabas en la nevera

Si las guayabas que tienes están completamente maduras, entonces deben almacenarlas en la heladera de la siguiente forma:

  • Paso 1: Limpiar las guayabas.

No te aconsejo lavarlas con agua, pero puedes remover la suciedad o humedad que tengan las guayabas con una toalla de cocina limpia o con papel absorbente.

  • Paso 2: Poner las guayabas en un recipiente hermético.

Puedes colocar las guayabas dentro de una bolsa o envase hermético, en especial, si las pondrás junto a otras frutas que emiten gases, como las manzanas o naranjas, pues hacen que las frutas cercanas a ellas se maduren más rápido.

  • Paso 3: Guardar las guayabas en la nevera.

Coloca la fruta en el cajón o compartimento donde guardas las verduras, aunque lo mejor sería colocarlas lejos de otras frutas como te explique en el paso anterior.

La guayaba puede estar dentro de la nevera por entre 2 y 4 días, pasado este tiempo se pudrirá. [1]

Cómo congelar la guayaba

¿Se pueden congelar las guayabas? Claro que sí y pueden estar una larga temporada congeladas, aunque cuanto más tiempo estén dentro del freezer, irán perdiendo sabor, pero si aplicas un truco que te explicaré más adelante, la guayaba podrá conservar su dulzura:

  • Paso 1: Lavar las guayabas.

Lava cada guayaba con abundante agua, frotando bien su piel para remover toda la suciedad.

  • Paso 2: Pelar y picar la guayaba.

Aunque la piel de la guayaba es fina y comestible, puedes removerla con un pelador, y luego picarla por la mitad o en cuartos. También puedes congelar la guayaba entera, pero entonces no podrías aplicar el truco para que mantenga su sabor.

  • Paso 3: Pasar la guayaba a un recipiente resistente.

Ahora coloca la guayaba, entera o picada, dentro de una bolsa o recipiente hermético que pueda resistir el freezer.

Antes de cerrarlo, puedes aplicar el siguiente truco para que la guayaba no pierda sabor. Vierte jarabe simple sobre la fruta picada hasta cubrirla por completo, pero dejando uno o dos centímetros sin llenar, para que al congelarse pueda expandirse.

Este jarabe lo tienes que preparar con partes iguales de agua y azúcar, lo llevas al fuego hasta que empiece a hervir y lo apagas, espera hasta que se enfríe para cubrir la guayaba.

Si quieres congelar la guayaba completa, envuélvela con film transparente y luego métela en una bolsa o envase hermético que sea apto para estar en el freezer por mucho tiempo.

  • Paso 4: Escribir la fecha de almacenamiento de la guayaba.

Puedes escribir la fecha sobre la bolsa o recipiente, o bien, puedes pegar cinta adhesiva y encima colocar la fecha, o pegar una etiqueta con esa información.

  • Paso 5: Congelar la guayaba.

La guayaba picada y cubierta con jarabe simple puede estar congelada durante 12 meses. La guayaba sin jarabe puede durar lo mismo, pero no conservará su sabor, por lo que es mejor consumirla antes de los 3 meses.

Puedes descongelar y volver a congelar la guayaba las veces que quieras, siempre y cuando la hayas descongelado en la nevera, pero su sabor y consistencia empeorará cada vez que lo hagas.

La guayaba descongelada puede estar 2 días más refrigerada. Pero mi consejo es que dividas la guayaba y así descongeles las porciones que quieras.

Cómo conservar el jugo de guayaba

Si preparaste jugo de guayaba puedes almacenarlo de dos formas, en la nevera o en el freezer. Para refrigerar el jugo de guayaba te aconsejo no guardarlo con hielo porque este se derretirá y el sabor del jugo acabará diluido.

El jugo de guayaba puede estar de 3 a 5 días en la nevera, para congelarlo, haz lo que de indico a continuación:

  • Paso 1: Verter el jugo de guayaba en una bolsa o envase resistente.

Lo primero es no llenar completamente la bolsa o recipiente con el jugo, porque cuando se congele se expandirá, de este modo, tendrá espacio para ello.

También puedes verter el jugo de guayaba en moldes para hacer cubos de hielo, lo congelas durante cuatro horas y luego lo pasas a una bolsa o envase resistente.

  • Paso 2: Anotar la fecha de preparación del jugo de guayaba.

Puedes escribir la fecha sobre la bolsa o envase, colocar una etiqueta con la fecha, o anotarla sobre un pedazo de cinta adhesiva que hayas pegado al envase.

  • Paso 3: Almacenar el jugo de guayaba en el freezer.

De este modo, el jugo de guayaba podrá estar congelado un año. Para descongelarlo, solo tienes que pasar el jugo un día antes a la nevera, donde puede estar hasta tres días.

También puedes volver a congelar el jugo de guayaba las veces que quieras, pero el sabor se irá disminuyendo cada vez. Si descongelas el jugo de guayaba a temperatura ambiente, deberás consumirlo el mismo día, pues no lo puedes volver a refrigerar o congelar.

Cómo conservar el dulce de guayaba

Con la guayaba puedes preparar un dulce que tiene una apariencia similar al dulce de membrillo, por lo tanto, puedes conservarla de tres maneras: a temperatura ambiente, dentro de la nevera o en el freezer, y el modo de guardarlas es similar en los tres casos.

Para preparar el dulce de guayaba necesitarás por cada kilo de guayaba triturada, un kilo de azúcar, una taza de jugo de naranja y agua.

  • Paso 1: Lavar y picar las guayabas.

Lava bien cada guayaba con abundante agua, luego pícalas en cuartos.

  • Paso 2: Hervir las guayabas.

Ahora pon las guayabas picadas en una olla con agua y cocina durante 30 minutos, para que se ablanden.

  • Paso 3: Triturar las guayabas.

Pon las guayabas dentro de una licuadora, pero en este caso será mejor usar una licuadora de inmersión, y licua hasta formar una pasta. O bien puedes aplastarla con un tenedor o un triturador de papas.

  • Paso 4: Realizar el dulce de guayaba.

En una olla de fondo grueso echa la guayaba triturada, el azúcar y el jugo de naranja. Cocina a fuego bajo durante dos horas, removiendo constantemente, hasta que el dulce alcance la consistencia deseada.

Espera que se enfríe un poco antes de verterla en un molde. Déjala reposar hasta que cuaje completamente, en ese momento, puedes picar el dulce de guayaba en trozos.

  • Paso 5: Envolver los trozos del dulce de guayaba.

Cada uno de los trozos de dulce de guayaba debes cubrirlo con plástico envolvente.

  • Paso 6: Poner los trozos dentro un recipiente hermético.

Coloca los trozos envueltos dentro de un recipiente o bolsa hermética, estos deben ser resistentes al freezer en caso de que los vayas a congelar.

  • Paso 7: Escribir la fecha de almacenamiento del dulce de guayaba.

Escribe la fecha con un marcador sobre la bolsa o sobre un pedazo de cinta adhesiva que hayas pegado al envase, también puedes pegarle una etiqueta con esa información.

  • Paso 8: Guardar el dulce de guayaba.

Si almacenas el dulce en un sitio seco, libre de humedad y oscuro, el dulce de guayaba podrá estar de 6 a 8 meses a temperatura ambiente.

En caso de que vivas en un lugar sumamente caluroso, puedes colocar el dulce en la parte más fría de tu nevera, así el dulce de guayaba podrá estar de 1 a 2 años refrigerado.

Pero si quieres conservarlo por muchísimo más tiempo, puedes congelar el dulce de guayaba de 2 a 5 años.

Cómo conservar la mermelada de guayaba

Otra opción que podría considerarse como un excelente método de almacenamiento, consiste en preparar una mermelada con las guayabas. Por cada kilo de guayaba, vas a necesitar 2 tazas o medio kilo de azúcar, el jugo de un limón y, de manera opcional, puedes usar una ramita de canela y anís.

  • Paso 1: Lavar y picar las guayabas.

Antes de cortar una fruta siempre debes lavarlas primero con bastante agua, luego quítale la piel y pícalas por la mitad.

  • Paso 2: Hervir y triturar las guayabas.

Pon las guayabas picadas en una olla con agua y cocina durante 15 minutos. Después, saca las guayabas y licúalas o tritúralas, dependiendo de cómo te guste la consistencia de la mermelada.

  • Paso 3: Preparar la mermelada de guayaba.

Ahora agrega la guayaba licuada o triturada en una olla de fondo grueso, con el azúcar, el jugo de limón, la ramita de canela y el anís, junto a una taza de agua y cocina a fuego medio durante 20 minutos o hasta obtener la consistencia deseada. Cuando esté lista la mermelada saca la rama de canela y el anís.

  • Paso 4: Transferir la mermelada de guayaba al frasco.

Te aconsejo usar frascos con tapa hermética o de rosca para guardar la mermelada, estos frascos deben haber sido esterilizados durante 15 minutos en agua hirviendo.

Cuando la mermelada de guayaba esté fría y los frascos completamente secos, puedes pasarla a los recipientes, haciendo uso de un embudo de boca ancha si tienes. No vayas a llenar los frascos, deja mínimo un centímetro.

  • Paso 5: Realizar el sellado al vacío.

Para este proceso necesitarás una olla grande, alta y de fondo grueso. Coloca un trapo o rejilla al fondo de la olla, acomoda los frascos de modo que no choquen entre ellos o con la olla.

Añade agua hasta cubrir los frascos, enciende el fuego y cuando rompa a hervir, déjalos por 20 o 30 minutos, de este modo todo el aire saldrá de los frascos debido a la presión.

Transcurrido este tiempo, apaga la cocina y no saques los frascos hasta que el agua se enfríe.

  • Paso 6: Sacar los frascos.

Cuando se temple el agua, saca los frascos con la mermelada de guayaba y déjalos en un lugar con sombra hasta que se enfríen completamente, esto puede tardar entre 6 y 12 horas.

  • Paso 7: Anotar la fecha de almacenamiento de la mermelada.

Puedes pegar una etiqueta con la fecha de almacenamiento a los frascos o pegar con cinta adhesiva un trozo de papel con la fecha.

  • Paso 8: Guardar la mermelada de guayaba.

Si el clima no sobrepasa los 25°C, puedes almacenar la mermelada en tu despensa, si el frasco con la mermelada de guayaba permanece sellado podrá estar entre 10 o 12 meses a temperatura ambiente, después que se haya destapado el frasco, la mermelada de guayaba se mantendrá entre 3 o 4 meses.

En el caso de que residas en un sitio que tenga una temperatura superior a los 25°C, entonces te recomiendo guardar la mermelada de guayaba en la nevera, si el envase está sellado la mermelada podrá estar entre 12 y 18 meses refrigerada y después que haya sido destapada, aguantará 6 meses.

Si quieres congelar la mermelada de guayaba, te aconsejo pasarla a una bolsa o recipiente apto para congelar, de este modo, la mermelada de guayaba podrá estar de 2 a 5 años en el freezer.

¿Cómo saber si la guayaba se puso mala?

Si tus guayabas se pusieron tan aguadas que al tocarlas se desbaratan, ya se pudrieron y te toca tirarlas.

De igual modo, si a las guayabas les salen moho (unas manchas o pelusas negras o blancas), ya están completamente contaminadas y no se deben comer o acabarás intoxicado o con un malestar de estómago.

Otros signos que te indican que las guayabas están malas es cuando desprenden un mal olor o tienen un sabor raro o malo.

¿Cuánto dura la guayaba?

Las guayabas no suelen durar mucho, a menos que las congeles, pero abajo te dejo un resumen de su tiempo de vida.

ProductoDuración
Guayaba verde a temperatura ambiente2 – 3 días
Guayaba madura refrigerada2 – 4 días
Guayaba madura congelada3 meses
Guayaba madura congelada en jarabe simple12 meses
Jugo de guayaba refrigerado3 – 5 días
Jugo de guayaba congelado1 año
Dulce de guayaba a temperatura ambiente6 – 8 meses
Dulce de guayaba refrigerado1 – 2 años
Dulce de guayaba congelado2 – 5 años
Frasco sellado con mermelada de guayaba a temperatura ambiente10 – 12 meses
Frasco abierto con mermelada de guayaba a temperatura ambiente3 – 4 meses
Frasco sellado con mermelada de guayaba refrigerado12 – 18 meses
Frasco abierto con mermelada de guayaba refrigerado6 meses
Mermelada de guayaba congelada2 – 5 años

¿Cuál es la mejor manera de conservar la guayaba?

La guayaba fresca se mantiene mejor en la nevera, ya que de esta manera puede conservarse tal cual sin sufrir ningún cambio. Pero si la guayaba sigue verde, entonces, deberás dejarla unos días a temperatura ambiente.

Puedes congelar la guayaba para almacenarla durante un largo plazo, pero si la guardas entera o picada podrá perder su sabor, por eso te recomiendo que la sumerjas en jarabe simple antes de meterla al freezer.

El jugo de guayaba puede mantenerse en buen estado por unos días en la nevera y por más tiempo si decides congelarlo.

Otras alternativas que podrían considerarse una buena forma de almacenamiento consistirían en realizar una mermelada o dulce de guayaba. En ambos casos, se mantienen por un largo tiempo a temperatura ambiente.

Pero ese tiempo podría verse alargado muchísimo más si almacenas el dulce o la mermelada de guayaba en frío, es decir, en el refrigerador o freezer.

Puedes aprender a almacenar otro tipo de frutas en este sitio, ya que disponemos de una extensa lista de temas enfocados en la conservación, así que siéntete libre de explorar lo que quieras y ten en mente que siempre añadimos nuevos temas a la página.


[1] https://espanol.foodsafety.gov/keep-food-safe/foodkeeper-app

Cómo Conservar Carambolas o Estereyas: Ultra-Guía

Conservar Carambolas
Conservar Carambolas

Las carambolas, también conocidas como asteriscas, fruta de estrella, fruto chino, tamarindo chino o torombolo, es un fruto ácido que transversalmente tiene forma de estrella, pero, ¿cómo se conservan las carambolas?

Puedes almacenar las carambolas durante una semana a temperatura ambiente, si la refrigeras te pueden llegar a durar entre 1 y 2 semanas, y si las congelas, se mantendrán por 10 o 12 meses.

A continuación, te explico de forma más amplia la manera de conservar carambolas correctamente.

Cómo conservar carambolas a temperatura ambiente

Cuando se dejan las carambolas a temperatura ambiente, por lo general, se hace con la finalidad de que terminen de madurar. Para ello, puedes colocar las carambolas en una cesta, tazón o bolsa no hermética.

Luego, puedes almacenarlas en un lugar donde no le pegue luz de manera directa, y se mantenga seco y fresco. Puedes cubrirlas con una toalla limpia en caso de no tener tapa, pero debes dejar libre el paso de aire para que respiren y maduren.

No te aconsejo lavarlas, la humedad podría generar moho u otros microorganismos no deseados que dañarán la carambola. También debes voltear las carambolas a diario, para que ninguno de sus lados acabe mallugado.

Si la carambola está verde, o mayormente verde, podrá estar una semana a temperatura ambiente. En cambio, si está mayormente amarilla o con las crestas o bordes marrones, te recomiendo guardarlas en la heladera. [1]

Las carambolas maduras no aguantarán más de 2 o 3 días a temperatura ambiente.

Cómo conservar carambolas en la nevera

Si las carambolas que compraste o cosechaste tienen una tonalidad más amarilla, o están completamente amarillas, entonces, lo mejor será que la refrigeres, para ello tendrás que hacer lo siguiente.

  • Paso 1: Limpiar las carambolas.

No las vayas a mojar, mejor pásale un trapo humedecido con un líquido preparado dos partes de agua y una de vinagre, para luego proceder a frotarlas e ir removiendo la suciedad.

Después, pásales un papel absorbente seco y déjalas un rato a temperatura ambiente para que se terminen de secar.

  • Paso 2: Pasar las carambolas a una bolsa o recipiente.

La bolsa no tiene que ser hermética, pero debes amarrarla bien, y el recipiente debe tener una buena tapa.

  • Paso 3: Escribir la fecha de almacenamiento.

Si las carambolas tienen manchas o tonalidades verdes, entonces mi recomendación es que anotes la fecha de almacenamiento sobre la bolsa o recipiente, o le pegues una etiqueta con ella.

  • Paso 4: Guardar las carambolas en la nevera.

Puedes poner las carambolas en el cajón de las verduras, o un área fresca de tu heladera. Así, las carambolas que le falten poco por madurar pueden estar 2 semanas en la nevera.

Mientras que las carambolas maduras solo aguantarán de 5 a 7 días refrigeradas.

Por cierto, las carambolas que hayas picado si deben almacenarse en recipientes herméticos.

Cómo congelar las carambolas

¿Se pueden congelar las carambolas? Definitivamente puedes hacerlo, y de hecho hay dos formas de hacerlo, picando la carambola o licuándola.

  • Paso 1: Lavar las carambolas.

Antes de que piques la carambola, siempre debes lavarlas para así remover toda la suciedad. Puedes lavarlas bajo el chorro de agua del grifo o en un tazón con agua y un chorro de vinagre, siempre debes frotar bien la fruta estrella.

  • Paso 2: Picar la fruta de estrella.

Primero, corta el borde de las crestas, para después picar la fruta transversalmente, así quedarán con la forma de una estrella, en trozos con el grosor de uno o dos centímetros. Remueve las semillas con la punta de un cuchillo.

Si la quieres guardar en forma de puré, en este momento puedes proceder a licuar la fruta estrella.

  • Paso 3: Congelar la fruta de estrella por dos o cuatro horas.

En una bandeja con papel encerado, coloca los trozos de carambola picada, uno al lado del otro, dejando un poco de espacio entre ellos. Mientras que el licuado tienes que verterlo en moldes para hacer cubos de hielo. Espera dos o tres horas para que se congelen por completo.

  • Paso 4: Embolsar la fruta de estrella.

Cuando la fruta esté congelada, pásalas a una bolsa hermética apta para congelar. Lo mismo con el puré congelado, solo desmolda y embolsa. Aunque también puedes usar un recipiente resistente.

  • Paso 5: Anotar la fecha de almacenamiento.

Escribe la fecha directamente en la bolsa, o pégale una etiqueta con la fecha al recipiente. También puedes escribir la fecha sobre un trozo de cinta adhesiva que hayas pegado al recipiente.

  • Paso 6: Guardar la fruta de estrella en el freezer.

De este modo, la carambola o fruta de estrella podrá estar congelada por un estimado de 10 a 12 meses. Esta fruta no se puede volver a congelar, así que ten en mente eso.

Cómo conservar el jugo de carambolas

Hay dos formas de conservar el jugo de carambolas, la primera consistiría en guardarlo en un recipiente con tapa, en la parte más fría de la nevera, y preferiblemente, que no tenga hielo, porque se puede derretir y el agua añadida diluye el sabor del jugo.

De este modo, el jugo puede estar entre 3 y 5 días refrigerado. Ahora bien, para alargar el tiempo de vida del jugo de tamarindo chino, tienes que congelarlo de la siguiente manera.

  • Paso 1: Verter el jugo en moldes o bolsas.

Puedes hacer uso de los moldes para hacer cubos de hielo y verter ahí el jugo, o ponerlo en bolsas sellables pequeñas. También podrías colocar el jugo en un envase resistente al freezer, pero sin llenarlo completamente, ya que el jugo, cuando se congela, se expande.

  • Paso 2: Realizar el primer congelamiento.

Si vertiste el jugo en un molde de cubos de hielo o en varias bolsas sellables, debes congelarlo primero durante dos o cuatro horas. Te recomiendo usar una bandeja para colocar las bolsas. Pero si pusiste el jugo en un recipiente, sáltate este paso.

Cuando el jugo esté completamente congelado, desmolda y pásalo a una bolsa para congelar que pueda cerrarse herméticamente. En el caso de las bolsas con jugo, solo pásalas de este modo a la bolsa.

  • Paso 3: Colocar la fecha de almacenamiento.

Sobre la bolsa puedes escribir la fecha utilizando un marcador, pero si tienen un recipiente que no quieres manchar puedes pegarle una etiqueta o un buen trozo de cinta adhesiva para después poner encima la fecha.

  • Paso 4: Guardar el jugo de tamarindo chino en el freezer.

De esta manera, el jugo de carambola puede estar un año congelado. Cuando lo quieras descongelar, pásalo a la nevera un día antes, ahí podrá estar por 2 o 3 días más, pero si lo descongelas a temperatura ambiente deberás beberlo todo el mismo día.

Cómo deshidratar las carambolas

Una alternativa pensada en almacenamiento a largo plazo, consistiría en deshidratar las carambolas del siguiente modo:

  • Paso 1: Limpiar las carambolas.

Lávalas primero con bastante agua, frotándolas bien para remover la suciedad. Ahora remueve los bordes de las crestas.

  • Paso 2: Cortar las carambolas.

Corta transversalmente las carambolas, déjalas con un centímetro de grosor. Y remueve las semillas con la punta del cuchillo.

  • Paso 3: Deshidratar las carambolas.

En caso de que uses un horno, primero precaliéntalo a la temperatura más baja que permita (aproximadamente, unos 90°C).

Después, pon los trozos de carambolas sobre una bandeja con papel pergamino o lámina antiadherente, uno al lado del otro, dejando espacio entre ellos. Deshidrata por unas seis u ocho horas.

Pero si tienes un deshidratador de alimentos, acomoda los trozos de carambolas dentro de las bandejas del equipo, dejando un poco de espacio entre ellos, para que el aire circule mejor. Ajusta la temperatura a 50°C y deshidrata de 10 a 12 horas.

Sabrás que están deshidratadas cuando tengan una consistencia algo maleable pero que se quiebren al doblarlas, no deben estar pegajosas al tacto.

  • Paso 4: Pasar las carambolas deshidratadas a un recipiente hermético.

Cuando las carambolas se enfríen, pásalas a un recipiente hermético, preferiblemente de vidrio, ya que este material conserva mejor los alimentos, aunque igual puedes usar un recipiente de plástico y hasta una bolsa hermética.

Un tip que te puedo dar es que no llenes completamente el recipiente, llénalo un poco por encima de la mitad, para que durante la primera semana puedas comprobar si aparece humedad, si ese es el caso, deberás volverlas a deshidratar por un par de horas más.

  • Paso 5: Escribir la fecha de almacenamiento de las carambolas.

Adhiere una etiqueta con la fecha, o pégale un papel con la fecha al recipiente usando cinta adhesiva.

  • Paso 6: Guardar la carambola deshidratada.

Coloca las carambolas deshidratadas en un lugar oscuro, fresco y seco. De esta forma, la carambola deshidratada podrá estar un año a temperatura ambiente.

Y si quieres almacenarlas por más tiempo, guarda las carambolas deshidratadas en el congelador, en un envase o bolsa apta para estar en el freezer, así la carambola deshidratada podrá estar entre 2 y 5 años congelada.

Cómo conservar la mermelada de carambola

Con las carambolas puedes preparar una rica mermelada, que también te ayudará a extender la vida útil de este fruto gracias a la azúcar que es un excelente conservante.

Para un estimado de 4 tazas de carambola picada, necesitarás 2 tazas de azúcar y el jugo de medio limón, para que espese más puedes añadir una cucharadita de pectina.

  • Paso 1: Limpiar y picar las carambolas.

Lávalas con bastante agua primero, frotando bien la piel para remover toda la suciedad. Luego remueve los bordes de las crestas con un cuchillo y pícalas transversalmente para proceder después a remover las semillas.

  • Paso 2: Licuar los trozos de carambolas.

Puedes picar en trozos pequeños la carambola, o si lo prefieres, puedes licuarlos.

  • Paso 3: Preparar la mermelada de carambola.

Añade las carambolas, el azúcar y el jugo de medio limón en una olla. Cocina a fuego medio bajo, y remueve constantemente para que no se pegue, hasta que el azúcar se disuelva y la mezcla empiece a tener la textura deseada.

El tiempo de cocción es de aproximadamente 15 minutos, si quieres espesarla con pectina añade la cucharadita en este punto y cocina por 10 minutos más.

  • Paso 4: Llenar los frascos con la mermelada de carambola.

Para guardar la mermelada de carambola necesitarás tarros de vidrio con tapa de rosca o hermética, que en este punto ya deben haber sido esterilizados y estar completamente secos.

Espera que la mermelada se enfríe un poco antes de pasarla a los tarros, y deja sin llenar uno o un centímetro y medio.

  • Paso 5: Sellar al vacío los frascos con mermelada.

En una olla de fondo grueso y alta, coloca los frascos con la mermelada de carambola sobre un trapo o rejilla, así no chocarán entre ellos o con la olla.

Añade agua hasta cubrir los frascos, enciende la cocina a fuego alto hasta que comience a hervir y ahí le bajas un poco. Hierve por 20 o 30 minutos para que se realice el vaciado por la presión.

Transcurrido este tiempo, apaga la cocina y espera a que el agua se enfríe un poco antes de sacar los frascos.

  • Paso 6: Sacar los frascos.

Saca los frascos con la mermelada de carambolas y déjalos sobre una mesa o encimera durante 12 horas, pero asegúrate que la luz del sol no le pegue directamente.

  • Paso 7: Pegar una etiqueta con la fecha de preparación.

Escribe la fecha de preparación en una etiqueta y pégala al tarro, aunque también puedes pegar con cinta adhesiva un trozo de papel con la fecha.

  • Paso 8: Guardar la mermelada de carambola.

Puedes guardar los tarros a temperatura ambiente en un sitio oscuro, fresco y seco.

De este modo, la mermelada de carambola podrá estar de 10 a 12 meses a temperatura ambiente, pero cuando destapes el frasco solo aguantará unos 3 o 4 meses. Esto tomando en cuenta que el clima no sobrepase los 25°C.

Si vives en una zona calurosa o es verano, lo mejor será mantener refrigerada la mermelada de carambola sin destapar de 12 a 18 meses, una vez abierto el frasco se mantendrá por 6 meses.

También puedes congelar la mermelada de carambola, solo tienes que transferirla a una bolsa o envase herméticos aptos para estar en el freezer, y la mermelada de carambola podrá estar de 2 a 5 años congelada.

¿Cómo saber si las carambolas se echaron a perder?

Una de las señales que te indican a primera vista que las carambolas se pusieron malas, es su estado. Si presenta manchas o pelusas negras o blancas, desarrolló moho y no es segura comerla.

Tampoco es seguro comer carambola cuando se haya podrido, es decir, que está completamente blanda y con una ligera presión se desbarata.

Si la carambola tiene mal sabor y/o huele muy mal, entonces es hora de deshacerte de ella.

¿Cuánto duran las carambolas?

Las carambolas tienen un tiempo de vida promedio al de algunas frutas, a continuación, te pondré un resumen de la misma.

ProductoDuración
Carambola verde a temperatura ambiente1 semana
Carambola madura a temperatura ambiente2 – 3 días
Carambola verde refrigerada2 semanas
Carambola madura refrigerada5 – 7 días
Carambola congelada10 – 12 meses
Jugo de carambola refrigerado3 – 5 días
Jugo de carambola congelado1 año
Carambola deshidratada a temperatura ambiente1 año
Carambola deshidratada congelada2 – 5 años
Frasco sellado con mermelada de carambola a temperatura ambiente10 – 12 meses
Frasco abierto con mermelada de carambola a temperatura ambiente3 – 4 meses
Frasco sellado con mermelada de carambola refrigerado12 – 18 meses
Frasco abierto con mermelada de carambola refrigerado6 meses
Mermelada de carambola congelada2 – 5 años

¿Cuál es la mejor manera de conservar las carambolas?

Si a las carambolas les falta madurar, entonces, considero que la mejor manera de conservarla sería a temperatura ambiente, para así puedan alcanzar su punto deseado.

No obstante, si no les falta mucho para estar completamente maduras, entonces la mejor forma de conservar la carambola sería refrigerarla.

Ahora bien, si compraste demasiadas y ya están en pleno estado de madurez, considero que la mejor opción sería guardar la carambola o tamarindo chino en el freezer.

Con la fruta de estrella también puedes preparar mermelada y es una excelente manera de preservarlas por mucho tiempo, como lo sería deshidratar la fruta de estrella.

Si te gustaría saber cómo conservar otro fruto, puedes buscar en este sitio, ya que contamos con la más extensa variedad de temas que tratan este preciso punto.


[1] https://espanol.foodsafety.gov/keep-food-safe/foodkeeper-app

Cómo Conservar Mandarinas en 7 Formas Distintas

Conservar Mandarinas

Las mandarinas son una fruta cítrica con sabor dulce y algo ácidas, que se pueden pelar de manera sencilla y comer directamente, o preparar con ellas jugos, postres u otros platillos, pero ¿Cómo se conservan las mandarinas?

Las mandarinas las puedes guardar a temperatura ambiente por aproximadamente 10 días, pero si las colocas en la nevera se mantendrán por 2 o 3 semanas, y en el freezer aguatarán unos 10 o 12 meses.

Para conocer en detalle la manera correcta de conservar mandarinas, solo sigue leyendo.

Cómo seleccionar buenas mandarinas

Lo primero que debes tener en cuenta cuando compres mandarinas es que se vean bien, esto quiere decir que la cáscara no debe tener rasgaduras, manchas o decoloraciones.

Otro factor importante a tener en cuenta es su peso, las mandarinas jugosas son pesadas para su tamaño, además, deben estar firmes, pero un poco maleables.

Si las mandarinas tienen un color anaranjado uniforme, quiere decir que están en su punto de maduración y están perfectas para comer.

No compres mandarinas con manchas marrones, negras o blancas, menos aquellas que estén muy secas y no pesen nada. Tampoco te conviene comprar mandarinas viscosas y que puedes perforar con una ligera presión.

Cómo conservar mandarinas a temperatura ambiente

Una vez que compres las mandarinas, lo ideal sería que las dejes en su malla plástica o las pongas dentro de una bolsa de papel, no la guardes en recipientes herméticos, ya que de lo contrario se pudrirán rápidamente por falta de oxígeno.

Si están algo húmedas, las puedes secar con una toalla o trapo de cocina limpio. Puedes colocar las mandarinas en una cesta y cubrirlas con una toalla de cocina limpia. Pon esta cesta en un lugar oscuro, fresco y libre de humedad.

Las mandarinas se mantendrán por 10 días a temperatura ambiente, pero si están muy maduras, durarán aproximadamente 5 días. [1]

Cómo conservar mandarinas en la nevera

Una mejor manera de preservar las mandarinas, sobre todo si están maduras o sin cáscara, consiste en guardarlas dentro de la nevera del siguiente modo:

  • Paso 1: Colocar las mandarinas en una bolsa.

Las mandarinas sin pelar necesitan seguir respirando para poder mantenerse en buen estado, por ello opta por colocarlas en una bolsa de papel, o directamente guardarlas en el cajón o compartimiento para las verduras.

Pero si picaste o pelaste por completo la mandarina, o extrajiste sus gajos, lo mejor será que las pongas en un recipiente o bolsa hermética.

  • Paso 2: Anotar la fecha de almacenamiento de las mandarinas.

Escribe la fecha de almacenamiento de la mandarina con un marcador sobre la bolsa o recipiente. Aunque también puedes anotarla en una etiqueta que pegarás a la bolsa o recipiente.

  • Paso 3: Guardar las mandarinas en la heladera.

Pon las mandarinas sin pelar dentro del cajón de las verduras o en un lugar fresco, de esta manera, las mandarinas podrán mantenerse de 2 a 3 semanas dentro de la nevera. [2]

En el caso de las mandarinas sin cáscara, colócalas en la zona más fría, así aguatarán una semana refrigeradas.

Cómo congelar mandarinas

¿Se pueden congelar las mandarinas? Sí puedes, pero debes tener en cuenta que después no podrás usarla como una fresca, ya que quedarán demasiado blandas, pero si las quieres congelar para usarla en batidos o extraer su jugo, hazlo de esta manera.

  • Paso 1: Lavar las mandarinas.

Antes de quitarles las cáscaras, te aconsejo primero lavarlas con bastante agua, frotando bien sus cáscaras para remover cualquier suciedad.

  • Paso 2: Pelar y dividir en gajos.

Remueve la cáscara y divide en gafos la mandarina, aunque también puedes dejarla entera sin la cáscara.

  • Paso 3: Realizar primer congelamiento.

Coloca los gafos o las mandarinas sin cáscara sobre una bandeja con papel encerado o pergamino, y luego mete al freezer durante dos o cuatro horas, o hasta que estén completamente congeladas.

  • Paso 4: Embolsar la mandarina.

Coloca los gajos o la mandarina dentro de una bolsa hermética para congelar.

  • Paso 5: Poner la fecha de almacenamiento de las mandarinas.

Escribe con un marcador la fecha de almacenamiento de las mandarinas.

  • Paso 6: Guardar la mandarina en el freezer.

De esta forma, las mandarinas pueden estar de 10 a 12 meses congeladas. Puedes usar las mandarinas congeladas en jugos o batidos, aunque si la quieres descongelar para extraer su jugo, pásala a la nevera y déjala ahí por al menos 12 horas.

Cómo conservar el jugo de mandarina

El jugo de mandarina es muy rico y en caso de que te haya sobrado, déjalo en una jarra con tapa y preferiblemente sin hielo, lejos de alimentos que emitan fuerte olor.

De este modo, el jugo de mandarina se mantendrá de 5 a 7 días dentro de la heladera.

También puedes congelar el jugo de mandarina, solo transfiérelo a una bolsa con buen sellado hermético, pero sin llenarla completamente, para que le quede espacio al jugo para expandirse.

O vierte el jugo de mandarina en los moldes para hacer cubos de hielo y cuando se congelen lo pasas a una bolsa apta para congelar.

El jugo de mandarina puede estar congelado durante 10 o 12 meses. Recuerda escribir la fecha de almacenamiento sobre la bolsa.

Cómo conservar mandarinas en almíbar

Si te interesa conservar las mandarinas por mucho más tiempo, pero manteniendo su textura y consistencia, podrías preservarlas en almíbar de la siguiente forma:

  • Paso 1: Limpiar las mandarinas.

Antes de que les quites las cáscaras, lávalas primero con bastante agua, frotándola bien para remover toda la suciedad.

  • Paso 2: Pelar y dividir en gajos.

Remueve la cáscara y divide en gafos la mandarina, pero si es muy pequeña la puedes dejar entera, de cualquier modo, remueve tanta membrana blanca como te sea posible.

  • Paso 3: Preparar el almíbar.

Para el almíbar necesitarás una parte de azúcar por dos de agua, lleva al fuego hasta que hierva y el azúcar se disuelva completamente.

  • Paso 4: Llenar los tarros con mandarina.

Utiliza tarros de vidrio con tapa hermética o de rosca para colocar las mandarinas en el almíbar.

El frasco debe haber sido esterilizado con anterioridad (solo pon el tarro y su tapa en una olla con agua hirviendo durante 10 minutos), y tiene que estar completamente seco antes de llenarlo.

No llenes completamente el frasco, deja entre uno o un centímetro y medio sin llenar. Limpia bien el área donde va la tapa antes de cerrar.

  • Paso 5: Realizar el sellado al vacío los tarros.

Pon el o los tarros con mandarina dentro de una olla grande, pero en el fondo coloca primero una toalla o rejilla que evite que el recipiente choque constantemente con la olla, y acomódalos lo suficientemente separados para que tampoco choquen entre ellos.

Añade agua hasta cubrirlos, enciende la estufa al máximo hasta que empiece hervir, en ese momento, baja el fuego y deja hervir por 20 o 30 minutos. Apaga la cocina y deja que el agua se enfrié un poco antes de sacar los frascos.

  • Paso 6: Sacar los frascos y dejar reposar.

Cuando el agua temple, saca los tarros con unas pinzas, y colócalos sobre la mesa o encimera, pero que no le pegue el sol. Los tarros todavía estarán calientes, así que déjalos reposar y secar por completo por unas 12 horas.

  • Paso 7: Escribir la fecha de almacenamiento de la mandarina.

En una etiqueta pon “Mandarinas en almíbar” junto a la fecha de preparación del mismo. Después pégalo al frasco. O escribe la fecha de almacenamiento en la tapa del tarro con un marcador.

  • Paso 8: Guardar las mandarinas en almíbar.

El frasco sellado con mandarinas en almíbar lo puedes dejar a temperatura ambiente de 9 a 12 meses en un sitio oscuro, fresco y seco. Pero si el clima sobrepasa los 25°C o abriste el frasco, lo mejor será que lo guardes en la nevera.

El frasco con mandarinas sin abrir en almíbar se mantendrá unos 12 o 18 meses dentro de la heladera, mientras que abierto solo aguantará de 2 a 3 meses.

Cómo conservar la mermelada de mandarina

Otra alternativa que podría servirte para sacar provecho a las mandarinas, además de que la mantendrá durante mucho tiempo, consiste es hacer una mermelada con ellas.

Para un kilo o cuatro tazas de pulpa de mandarina, necesitarás una taza de azúcar, el jugo de un limón y 15 gramos de pectina sin azúcar.

  • Paso 1: Limpiar las mandarinas.

Antes de pelar las mandarinas, lávalas con bastante agua primero, frotando bien la cáscara con tus dedos o con un cepillo para remover toda la suciedad.

  • Paso 2: Pelar y sacar la pulpa.

Remueve la cáscara e intenta cortar la mandarina de modo que puedas extraer su pulpa, hazlo sobre un tazón para que el jugo caiga ahí. También remueve las semillas.

Puedes dejar las membranas que separan los segmentos, en caso de que te resulte complicado removerlas. Pero la parte exterior y central tienes que quitarlas.

  • Paso 3: Licuar los gajos de la mandarina.

Puedes picar los gajos de la mandarina en trozos pequeños, o usa una licuadora de inmersión o una normal, y licua por unos segundos, no más que eso. En este punto añade el jugo del limón.

  • Paso 4: Preparar la mermelada de mandarina.

Añade 4 tazas de pulpa de mandarina y la pectina en una olla, remueve hasta que la pectina se disuelva. Enciende la estufa al máximo, y cuando hierva añade la taza de azúcar. Nunca dejes de remover.

Cocina por 3 minutos, el azúcar se habrá disuelto por completo, en este punto puedes apagar el fuego.

  • Paso 5: Llenar los frascos con la mermelada de mandarina.

Para guardar la mermelada de mandarina necesitarás unos frascos o tarros de vidrio con tapa de rosca o hermética, que deben haber sido esterilizados previamente y tienen que estar completamente secos en este punto.

Añade la mermelada, pero no llenes el frasco completamente, deja libre un centímetro o uno y medio.

  • Paso 6: Sellar al vacío los frascos con mermelada.

En una olla grande y alta, de fondo grueso, acomoda los frascos con la mermelada sobre un trapo o rejilla, de tal manera que no choquen entre ellos o con la olla.

Añadir agua hasta cubrir los frascos, encender la cocina a fuego alto, hasta que comience a hervir y ahí lo bajas un poco. Hierve durante 20 o 30 minutos para que se realice el vaciado por la presión.

Transcurrido el tiempo, apaga el fuego y espera hasta que el agua se enfríe un poco para proceder a sacar los frascos.

  • Paso 7: Sacar los frascos.

Saca los frascos con la mermelada de mandarina y ponlos sobre una mesa o encimera por 12 horas, asegúrate que no le peque la luz del sol.

  • Paso 8: Pegar una etiqueta con la fecha de preparación.

Escribe en una etiqueta la fecha de preparación de la mermelada de mandarina y adhiérela al tarro.

  • Paso 9: Guardar la mermelada de mandarina.

Puedes poner el o los frascos en tu despensa, si el clima no supera los 25°C y el envase permanece sellado, la mermelada de mandarina podrá estar unos 10 o 12 meses a temperatura ambiente, cuando el frasco haya sido destapado solo aguantará unos 3 o 4 meses.

Si el clima sobrepasa los 25°C, lo mejor será refrigerar la mermelada de mandarina sin destapar de 12 a 18 meses, mientras que destapada durará unos 6 meses.

También puedes congelar la mermelada de mandarina, solo pásala a una bolsa o envase hermético apto para congelar, y se mantendrá de 2 a 5 años.

Cómo deshidratar mandarinas

Por si no lo sabías, las mandarinas también se pueden deshidratar, y es un snack muy popular en niños, ya que quedan tan dulces como un caramelo. Para deshidratar las mandarinas solo tienes que:

  • Paso 1: Limpiar las mandarinas.

Antes de removerles las cáscaras, lávalas primero con bastante agua, frotándolas bien para sacar toda la suciedad.

  • Paso 2: Pelar y dividir en gajos.

Remueve la cáscara y divide la mandarina en gafos. Luego rocía los gafos con jugo de limón.

  • Paso 3: Deshidratar las mandarinas.

Si vas a usar tu horno, primero precaliéntalo a la temperatura más baja (alrededor de unos 90°C), luego distribuye los gajos de la mandarina en una bandeja con papel pergamino, ponlos uno al lado del otro, sin apilarlos o juntarlos demasiado. Deshidrata por unas seis u ocho horas.

En caso de que tengas un deshidratador de alimentos, ajusta la temperatura a unos 50°C. Acomoda los gafos de la mandarina uno al lado del otro, dejando un poco de espacio entre ellos, y déjalos secar durante 10 o 12 horas, en ocasiones puede tardar tomar unas 15 horas.

Las mandarinas estarán listas cuando se aplanen un poco y se arruguen. Espera a que se enfríen antes de guardarlas.

  • Paso 4: Pasar las mandarinas deshidratadas a un recipiente hermético.

Cuando las mandarinas ya no estén calientes, pásalas a un recipiente hermético, de preferencia que sea de vidrio ya que conserva mejor los alimentos, pero igual sirve uno de plástico y hasta una bolsa hermética.

  • Paso 5: Escribir la fecha de almacenamiento de la mandarina.

Anota la fecha con un marcador sobre el recipiente o bolsa.

  • Paso 6: Guardar la mandarina deshidratada.

Coloca las mandarinas deshidratadas en un sitio que se mantenga oscuro, seco y fresco. De esta forma, la mandarina deshidratada podrá estar un año a temperatura ambiente.

Y si quieres que te duren más tiempo, guárdalas en el congelador, en un envase o bolsa apta para estar en el freezer mucho tiempo, así la mandarina deshidratada podrá estar entre 2 y 5 años congelada.

En caso de que algunos gajos no se hayas deshidratado por completo, puedes colocarlos en una bolsa o envase hermética y guardarlos en la nevera por 2 o 3 semanas.

¿Cómo saber si las mandarinas se pusieron malas?

Las mandarinas se habrán echado a perder si presentan alguna de estas características:

  • Mal olor.
  • Sabor raro.
  • Moho.
  • Viscosas y extremadamente blandas.
  • Manchas blancas.
  • Poco peso.

En caso de presentar alguna de estas características, lo mejor que puedes hacer en tirar la mandarina a la basura, para que no acabes con dolor de estomago o intoxicado.

¿Por qué se echan a perder las mandarinas?

Las mandarinas son unas frutas que se siguen madurando luego de haberse cosechado. Este proceso de maduración también es el de descomposición, ya que no se encuentra alimentada del árbol donde estaba y acabará pudriéndose.

Hay procesos que ralentizan esta descomposición, pero de no estar adecuadamente almacenada, la mandarina se echará a perder en poco tiempo.

La humedad y el calor harán que la mandarina desarrolle moho, hongos o alguna otra bacteria rápidamente. Esto pudrirá rápido la fruta.

¿Cuánto duran las mandarinas?

Si se almacenan bien, las mandarinas pueden durar bastante tiempo. Abajo te dejaré un resumen de su tiempo de vida útil.

ProductoDuración
Mandarinas a temperatura ambiente10 días
Mandarinas muy maduras a temperatura ambiente5 días
Mandarinas refrigeradas2 – 3 semanas
Mandarinas picadas o sin cáscaras refrigeradas1 semana
Jugo de mandarina refrigerado5 – 7 días
Jugo de mandarina congelado10 – 12 meses
Frasco con mandarinas en almíbar sellado a temperatura ambiente9 – 12 meses
Frasco con mandarinas en almíbar sellado refrigerado12 – 18 meses
Frasco con mandarinas en almíbar abierto refrigerado2 – 3 meses
Frasco con mermelada de mandarina sin abrir a temperatura ambiente10 – 12 meses
Frasco con mermelada de mandarina abierto a temperatura ambiente3 – 4 meses
Frasco con mermelada de mandarina sin abrir refrigerado12 – 18 meses
Frasco con mermelada de mandarina destapado refrigerado6 meses
Mermelada de mandarina congelada2 – 5 años
Mandarina deshidratada a temperatura ambiente1 año
Mandarina deshidratada congelada2 – 5 años
Mandarina parcialmente deshidratada y refrigerada3 – 4 semanas

¿Cuál es la mejor forma de conservar mandarinas?

Las mandarinas se conservan excelentemente bien dentro de la nevera, por lo se podría decir que esa la mejor forma de conservarlas. En caso de que les falte madurar, puedes guardarla a temperatura ambiente en un sitio oscuro.

La mandarina puedes congelarla sin la cáscara durante mucho tiempo, aunque después no queden como si fueran frescas, pero se pueden seguir usando.

El jugo de mandarina se mantendrá unos días en la nevera, siempre y cuando no tengan hielo, pero congelada durará mucho más.

Otras alternativas de almacenamiento consisten en preservar las mandarinas en almíbar, el cual te ayuda a mantenerlas por un buen tiempo, o también podrías preparar una mermelada con ellas.

Una opción más saludable consiste en deshidratar las mandarinas, puesto que no utiliza tanta azúcar e igualmente se mantiene por bastante tiempo.

Si te interesa aprender a conservar alguna otra fruta, en este sitio tienes a tu disposición varios temas sobre preservación de alimentos que te podrían servir, solo dirígete al buscador y escribe el alimento que quieras aprender a conservar, o explora la pagina para ver los nuevos temas que se publican.


[1] https://foodbanksbc.org/wp-content/uploads/2014/12/Food-Storage-Guidelines3.pdf

[2] https://espanol.foodsafety.gov/keep-food-safe/foodkeeper-app

Cómo Conservar Maracuyás (Fruto, pulpa, jugo)

Conservar Maracuyás
Conservar Maracuyás

Los maracuyás, también conocidos como parchita, parcha, mburucuyá o chinola, es una fruta con cuya pulpa se preparan jugos y otras recetas, y es una fruta no tan abundante en comparación con otras especies como las manzanas, bananas o naranjas. Y este contexto de escasez, es importante saber realmente cómo se conserva el maracuyá.

La fruta de maracuyá, si aún le falta por madurar, la puedes almacenar a temperatura ambiente por dos semanas, dentro de la nevera te puede llegar a durar un mes y congelada solo 3 meses.

Para conocer en detalle todas las formas de conservar el maracuyá, solo tienes que seguir leyendo.

Cómo elegir buenos maracuyás

Puede resultar un poco complicado elegir buenos maracuyás, pero aquellos que tengan un color uniforme significa que están listos para comer. Los maracuyás pueden ser amarillos, rojos o morados, aunque la pulpa en todos los casos es amarilla con semillas negras.

La cáscara del maracuyá, como es gruesa, puede tener algunas rasgaduras, lo importante es que estas no sean profundas y no se pueda ver la pulpa. Si la cáscara está muy arrugada, es por falta de hidratación.

Pero la característica más importante que tener el maracuyá, es que tengan un peso proporcional a su tamaño, los que estén demasiado ligeros, es porque todavía se encuentran verdes.

De modo que, evita comprar maracuyás con la cáscara muy dura, que tengan la piel demasiado arrugada y que se sientan vacías.

Cómo conservar maracuyá a temperatura ambiente

Este método es ideal para cuando a los maracuyás le falten madurar, ya que así se podrán mantener mejor y aguantarán más tiempo a temperatura ambiente. Solo tienes que hacer lo siguiente:

  • Paso 1: Lavar las frutas.

Lava los maracuyás con abundante agua para deshacerte de toda la suciedad que puedan tener. Después sécalas con papel absorbente o una toalla de cocina limpia.

  • Paso 2: Colocar el maracuyá en una cesta o bolsa.

Si tienes una cesta o tazón puedes colocar los maracuyás ahí, pero asegúrate de cubrirlos con una toalla limpia. También puedes usar una bolsa plástica con pequeños agujeros o una bolsa de papel, para permitir el paso de aire.

  • Paso 3: Guardar el maracuyá en un lugar oscuro.

Lo ideal sería colocar esta fruta en una zona oscura, libre de humedad y fresca, de ese modo, los maracuyás se mantendrán 2 semanas a temperatura ambiente.

Si los maracuyás están muy maduros, solo aguatarán de 2 a 5 días a temperatura ambiente.

Cómo conservar maracuyá en la nevera

Si el maracuyá está maduro, lo mejor que puedes hacer será guardarlo en la nevera de la siguiente manera:

  • Paso 1: Lavar los maracuyás.

Con abundante agua lava los maracuyás, luego sécalos muy bien con una toalla limpia de cocina o papel absorbente.

  • Paso 2: Embolsar los maracuyás.

Coloca los maracuyás dentro de una bolsa plástica con pequeños agujeros, para que puedan respirar.

  • Paso 3: Anotar la fecha de almacenamiento.

Escribe la fecha de almacenamiento en la bolsa.

  • Paso 4: Guardar los maracuyás en la nevera.

Puedes ponerlos en el cajón de las verduras o en una zona fresca dentro de una taza. Así, los maracuyás pueden estar refrigerados por un mes. Aunque si están muy maduros, se mantendrán de 2 a 3 semanas.

Cómo congelar maracuyá

¿Se pueden congelar los maracuyás? Por su puesto, puedes congelar la maracuyá entera o picada, para ello tienes que hacer lo siguiente:

  • Paso 1: Limpiar las maracuyás.

Lava los maracuyás con bastante agua, y luego sécalos con una toalla de cocina limpio o papel absorbente.

  • Paso 2: Embolsar los maracuyás.

Una vez que estén secos, colócalos dentro de una bolsa para congelar hermética o dentro de un envase hermético apto para congelar.

Si los maracuyás están picados por la mitad, te aconsejo que los congeles primero. Solo pon papel encerado o pergamino sobre una bandeja, coloca los trozos picados encima, congela por dos horas y luego embolsas.

  • Paso 3: Anotar la fecha de almacenamiento de los maracuyás.

Puedes escribirlo sobre la bolsa o envase, o en una etiqueta que luego pegaras al envase o bolsa.

  • Paso 4: Guardar los maracuyás en el freezer.

De esta manera, los maracuyás podrán estar unos 3 meses congelados.

Para descongelarlo pásalo un día antes a la nevera, ahí los maracuyás descongelados podrán estar 3 días refrigerados, no recomiendo volver a congelar a menos que extraigas la pulpa.

Cómo conservar la pulpa del maracuyá

La pulpa del maracuyá es sumamente delicada, ya que es una sustancia gelatinosa que contiene numerosas semillas. Puedes refrigerar la pulpa del maracuyá en un envase o bolsa herméticos de 24 a 36 horas aproximadamente.

Lo mejor será congelarla del siguiente modo:

  • Paso 1: Lavar antes de picar la fruta.

Antes de que cortes cualquier fruto o verdura, es aconsejable lavarlo primero para no contaminar el interior con la suciedad que pueda tener la cáscara.

Así que, con abundante agua, lava los maracuyás y escúrrelos un poco antes de picarlos por la mitad.

  • Paso 2: Sacar la pulpa de maracuyá.

Con una cuchara, extrae toda la pulpa y échala en un tazón. Puedes guardarlo con o sin semillas, si no te gustan las semillas, puedes colar la pulpa.

  • Paso 3: Pasar la pulpa a una bolsa o recipiente.

Pasa la pulpa de maracuyá a una bolsa hermética apta para estar en el freezer, aunque no la llenes por completo, pues al congelarse puede expandirse un poco.

También puedes ponerlo en un recipiente hermético resistente al congelador, y de igual manera, no hay que llenarlo completamente.

Otra forma sería emplear moldes para hacer cubos de hielo: echa la pulpa en los compartimientos, congela por un par de horas y luego desmoldes y embolsas.

  • Paso 4: Escribir la fecha de almacenamiento de la pulpa de maracuyá.

Puedes hacerlo sobre el envase o bolsa que hayas usado para guardar la pulpa, o pegar una etiqueta con esa información.

  • Paso 5: Guardar la pulpa del maracuyá en el freezer.

De este modo, la pulpa del maracuyá puedes estar congelada durante 3 meses[1].

Para descongelarla te aconsejo pasarla un día antes a la nevera, aunque la puedes usar directamente congelada en batidos.

Si la descongelas en la nevera, la puedes volver a congelar las veces que quiera, pero ten en mente que irá perdiendo sabor.

También la puedes descongelar a temperatura ambiente o microondas, pero de esta manera no la puedes volver a congelar.

Cómo conservar el jugo del maracuyá

Como normalmente con el maracuyá se preparan jugos, hay que saber cómo guardarlos ya que siempre suele quedar un poco.

El jugo de maracuyá lo puedes almacenar de dos formas, la primera en donde comúnmente se guarda hasta que es la hora de servir, dentro de la nevera, y la otra implica congelarlo.

Para guardar el jugo de maracuyá en la nevera, lo ideal sería dejarlo en un recipiente con tapa, para evitar que algo caiga dentro del jugo, y se deja ahí de 3 a 5 días.

Si el jugo tiene hielo muy probablemente se habrá derretido para el segundo día, así que lo mejor es almacenarlo sin hielo, de lo contrario su sabor se reducirá.

Con respecto a guardar el jugo de maracuyá en el freezer, debes hacer lo siguiente:

  • Paso 1: Verter el jugo en una bolsa o envase resistente.

Yo te aconsejo que en este caso uses una bolsa, puesto que podrá resistir mejor el freezer y si se rompe no será una gran perdida, pero la idea es no llenar por completo la bolsa para dejar espacio a que se expanda.

Pero puedes usar un envase resistente, al que tampoco debes llenar por completo para permitir que el jugo de maracuyá se expanda.

Otra opción es verter el jugo en moldes para hacer cubos de hielo, poner a congelar durante dos horas y luego pasarlos a una bolsa o envase.

  • Paso 2: Anotar la fecha de preparación del jugo de maracuyá.

Puedes escribirlo sobre la bolsa o envase, o en una etiqueta que luego pegaras.

  • Paso 3: Almacenar el jugo de maracuyá en el freezer.

De este modo, el jugo podrá mantenerse todo un año congelado. Para descongelarlo, pásalo un día antes a la nevera, donde puede estar por hasta dos días, y lo puedes volver a congelar las veces que quieras, pero el sabor irá cambiando.

También puedes descongelar el jugo de maracuyá a temperatura ambiente, pero tendrás que consumirlo el mismo día, ya que después no se puede volver a guardar.

Cómo conservar la mermelada de maracuyá

Otra manera diferente de aprovechar el maracuyá y que te dure mucho más tiempo, consiste en preparar una mermelada. Solo necesitarás 2/3 tazas de pulpa de maracuyá (cerca de 6 maracuyás), 1 ½ cucharada de pectina, 8 cucharadas de azúcar.

  • Paso 1: Lavar y picar los maracuyás.

Antes de extraer la pulpa, lava primero los maracuyás y luego pícalos por la mitad.

  • Paso 2: Extraer la pulpa.

Usa una cuchara para remover la pulpa del maracuyá de su cáscara, y échala sobre una taza.

  • Paso 3: Combinar pectina y azúcar.

En una taza echa la cuchara de pectina y tres cucharadas de azúcar y remueve.

  • Paso 4: Preparar la mermelada.

Pon la pulpa de maracuyá en una olla, junto con el resto de azúcar, cocina a fuego lento hasta que rompa a hervir, ahí le añades la mezcla de pectina y azúcar, cocina por tres minutos más y apaga el fuego.

  • Paso 5: Pasar la mermelada a un tarro.

El tarro debe ser de vidrio y tener tapa hermética o de rosca, además tiene que estar bien limpio y seco. Espera a que la mermelada se enfríe antes de verterla en el tarro, dejando al menos 1 – 1,5 centímetros sin llenar. Limpia la zona donde va la tapa si se ensució, y cierra bien.

  • Paso 6: Sellar la mermelada al vacío.

En una olla grande, coloca un trapo de cocina limpio al fondo o una rejilla, y encima acomoda los frascos con la mermelada de maracuyá, de esa manera no chocarán entre sí o con la olla.

Añade agua hasta cubrir los frascos y enciende el fuego al máximo, cuando hierva, baja el fuego y deja cocinar de 20 a 30 minutos, así la presión expulsará todo el aire del frasco.

Cuando acabe el tiempo señalado, apaga el fuego y espera hasta que el agua se enfríe para sacar los frascos.

  • Paso 7: Dejar reposar los frascos de mermelada.

Cuando el agua esté fría, saca los frascos con mermelada y colócalos sobre una mesa o encimera, pero donde no le pegue la luz del sol, y espera unas horas hasta que enfríen por completo.

  • Paso 8: Pegar una etiqueta con la fecha de preparación.

Escribe sobre una etiqueta la fecha de preparación de la mermelada de maracuyá y luego pégala en el tarro.

  • Paso 9: Guardar la mermelada de maracuyá.

Si el clima no supera los 25°C, puedes almacenar la mermelada de maracuyá a temperatura ambiente, en una zona seca, oscura y fresca.

Si el tarro con mermelada de maracuyá se encuentra sellado, podrás tenerla almacenada de 10 a 12 meses a temperatura ambiente, una vez abierto solo aguantará de 3 a 4 meses.

Si el clima sobrepasa los 25°C, te convendría guardar la mermelada de maracuyá en la nevera de 12 a 18 meses con el tarro sellado, o 6 meses si fue destapado.

También puedes congelar la mermelada de maracuyá, solo deberás pasarla a un envase o bolsa hermética que sean aptos para congelar, y podrá conservarse de 2 a 5 años.

¿Cómo saber si se pusieron malos los maracuyás?

Sabrás que el maracuyá se encuentra en mal estado porque le habrán salido unas manchas o pelusas blancas o negras. Y aunque la cáscara sea gruesa, si desarrolló moho, lo más seguro es que la contaminación haya llegado a su interior, por lo que no es segura comerla.

Tampoco es buena idea comer maracuyá si huele a podrido, o si tiene agujeros tan profundos que la pulpa queda expuesta.

Si la fruta se rompe con la más mínima presión, quiere decir que ya se pudrió y toca tirarla. Si percibes un sabor raro, no te aconsejo seguir comiendo el maracuyá.

¿Por qué se echa a perder los maracuyás?

Los maracuyás son un fruto que se sigue madurando a pesar de no estar pegado a la plata, ese proceso irá oxidando la fruta hasta pudrirla por completo.

Los agentes externos como el calor, la luz del sol y la humedad, aceleran el proceso de maduración y descomposición natural, ya que propician la aparición y proliferación de bacterias, hongos y moho.

Por lo que hay que saber almacenar correctamente el maracuyá para evitar que se descomponga tan rápido.

¿Cuánto dura el maracuyá?

El maracuyá no es de esas frutas que duran mucho tiempo, pero acá abajo te dejaré un resumen de ello.

ProductoDuración
Maracuyá verde a temperatura ambiente2 semanas
Maracuyá maduro a temperatura ambiente2 – 5 días
Maracuyá refrigerado1 mes
Maracuyá muy maduro refrigerado2 – 3 semanas
Maracuyá congelado3 meses
Pulpa de maracuyá refrigerada24 – 36 horas
Pulpa de maracuyá congelada3 meses
Jugo de maracuyá refrigerado3 – 5 días
Jugo de maracuyá congelado1 año
Tarro sellado con mermelada de maracuyá a temperatura ambiente10 – 12 meses
Tarro abierto con mermelada de maracuyá a temperatura ambiente3 – 4 meses
Tarro sellado con mermelada de maracuyá refrigerado12 – 18 meses
Tarro abierto con mermelada de maracuyá refrigerado6 meses
Mermelada de maracuyá congelada2 – 5 años

¿Cuál es la mejor manera de conservar los maracuyás?

La mejor manera de almacenar el maracuyá es guardarlo dentro de la nevera, ya que puede estar semanas ahí y mantendrá muy bien su sabor, aparte de que cuando lo quieras comer solo debes sacarlo de la nevera y listo.

Si el maracuyá está verde, entonces, lo mejor será almacenarlo a temperatura ambiente para que se madure. También puedes congelar la fruta entera o picada.

En el caso de la pulpa de maracuyá, el mejor modo de conservarlo consiste en guardarlo dentro del congelador, ya que en la nevera no durará más de 36 horas.

El jugo de maracuyá, si no te quedó mucho, te conviene dejarlo en la heladera y así tomarlo las veces que desees, pero si hiciste demasiado, lo puedes congelar.

Hacer mermelada de maracuyá es una excelente manera de aprovechar la fruta, ya que te durará mucho tiempo de cualquier forma que la almacenes.

Si quieres aprender a conservar alguna otra fruta o comida, puedes consultar en nuestro sitio, ya que tenemos una extensa lista de temas concernientes a la conservación de productos (mayormente alimenticios), que te podría ser de utilidad.


[1] https://espanol.foodsafety.gov/keep-food-safe/foodkeeper-app

Cómo Conservar Arándanos (Frescos, Secos)

Conservar Arándanos
Conservar Arándanos

Los arándanos son unas bayas de color azul oscuro (blueberries), casi negro, que entran en la categoría de frutos del bosque, y tienen un sabor dulce y algo ácido, pero, ¿Cómo se conservan los arándanos?

Si guardas los arándanos en la nevera se mantendrán en buen estado por 2 o 3 días, pero si los congelas te llegarán a durar unos 4 meses. Deshidratados aguantaran 1 año a temperatura ambiente.

Para saber más en detalle el modo correcto de conversar arándanos, solo sigue con la lectura. Basados en su uso, te recomiendo que leas el post sobre conservar smoothies.

Cómo conservar arándanos en la nevera

Los arándanos no suelen durar mucho a temperatura ambiente, por tal motivo, se debe refrigerarse apenas llegues a casa con ellos del siguiente modo:

  • Paso 1: Secar los arándanos.

Después de adquirir los arándanos, extiéndelos sobre una bandeja con papel absorbente, retira las hojas y las bayas aguadas. Después, pasa papel absorbente por encima para eliminar los restos de humedad.

No te recomiendo que laves los arándanos a no ser que los vayas a comer, congelar o usar para alguna otra receta, pues la humedad es uno de sus principales enemigos.

  • Paso 2: Forrar un recipiente con papel.

Como los arándanos suelen perder humedad, lo mejor será que forres internamente un recipiente con papel absorbente. También los puedes poner en una bolsa, solo tendrías que envolver los arándanos con el papel absorbente primero.

El recipiente o la bolsa no deben ser herméticos, ya que tienen que permitir que los arándanos respiren. Si usarás el recipiente solo cúbrelos con más papel o una tapa no hermética, y en el caso de la bolsa, usa una de papel o una plástica pero hazle algunos agujeros.

  • Paso 3: Guardar los arándanos en la nevera.

Coloca los arándanos en una parte fresca de tu heladera. Evita usar el compartimiento de las verduras, ya que ahí no estarán lo suficientemente aireados.

Si sigues estos consejos, los arándanos podrán estar refrigerados por 2 o 3 días. [1]

Cómo congelar los arándanos

¿Se pueden congelar los arándanos? Sí, de hecho es la manera más habitual de conservarlos pues se mantienen por más tiempo, además, que de que se pueden usar como si estuvieran frescos. Para ello, sigue estos pasos:

  • Paso 1: Lavar y secar los arándanos.

Para lavarlos en este caso te aconsejo mezclar una taza de vinagre (blanco o de manzana) con tres de agua en un tazón, echa los arándanos, remueve bien y déjalos remojando durante 10 minutos.

Después cuela y en el mismo colador, pon lo arándanos bajo el chorro del agua. Escurre bien y sécalos con papel absorbente.

  • Paso 2: Realizar primer congelamiento.

Coloca papel pergamino o encerado sobre una bandeja, luego echa los arándanos y que queden en una sola capa, no amontonados. Después congela por entre 2 o 4 horas.

  • Paso 3: Embolsar los arándanos.

Mete los arándanos congelados a una bolsa apta para congelar que sea hermética o un recipiente hermético apto para el freezer.

  • Paso 4: Etiquetar.

Escribe la fecha de almacenamiento sobre la bolsa o envase para que sepas el periodo que llevan congelado los arándanos.

  • Paso 5: Guardar los arándanos en el freezer.

Si sigues todas mis indicaciones, los arándanos podrán estar en el freezer durante 4 meses. [2]

Cuando los quieras descongelar, solo pasa la porción que vayas a utilizar a la nevera un día antes, o remójalo en agua fría por unas horas a temperatura ambiente.

Cómo deshidratar los arándanos

Si deseas que tus arándanos duren un poco más de tiempo, puedes deshidratarlos, incluso los que están congelados, en caso de que te queden muchos en el freezer y se acerca su “fecha de vencimiento”.

  • Paso 1: Lavar los arándanos.

Echa los arándanos sobre un colador y ponlos bajo el chorro de agua para lavarlos, remueve los tallos, hojas y frutas podridas o blandas.

  • Paso 2: Blanquear los arándanos.

En una olla con agua hirviendo agrega los arándanos durante 30 segundos o hasta que su piel comience a agrietarse. Luego los sacas y echas en un bol con agua fría y hielo para cortar la cocción.

No los dejes demasiado rato en el agua fría, cuela y sécalos con papel absorbente o una toalla de cocina limpia.

  • Paso 3: Preparar la bandeja.

Si usarán un horno convencional para deshidratar los arándanos, coloca papel pergamino en una bandeja y luego acomodas las bayas de manera que queda una capa sin apilamientos.

Pero si cuentas con un deshidratador de alimentos, solo mete los arándanos en las bandejas internas de tu aparato sin amontonarlos. En caso de que quieras usar tu freidora de aire, haz una especie de cesta o bandeja con papel pergamino.

  • Paso 4: Deshidratar los arándanos.

Pon tu horno a la temperatura más baja que alcance, entre los 70° o 90°C, y deshidrata durante 7 horas. En el deshidratador ajusta la temperatura a unos 50°C, y sécalos de 8 a 12 horas. Estarán listas cuando estén arrugadas, algo duras y correosas.

También podrías usar una freidora de aire aunque tomará más tiempo, lo pones a 50°C durante 15 horas, pero chequea constantemente su estado a partir de las 10 o 12 horas que lleve deshidratándose.

  • Paso 5: Embolsar o envasar los arándanos deshidratados.

Antes de hacer este paso, aguarda hasta que los arándanos estén fríos. Entonces, procedes a guardarlos en un tarro de vidrio con tapa hermética, aunque uno de plástico también sirve o una bolsa hermética.

  • Paso 6: Etiquetar.

Anota el nombre del producto, “arándanos deshidratados”, junto a la fecha de almacenamiento.

  • Paso 7: Guardar los arándanos deshidratados.

Puedes guardarlos en un lugar donde no le pegue la luz del sol o el calor de forma directa y que además esté libre de humedad, puede ser alguna zona de tu despensa. De esta manera, los arándanos deshidratados se mantendrán en buen estado por todo un año a temperatura ambiente.

También podrías congelar los arándanos deshidratados, aunque deben estar en una bolsa o envase apto para congelar, y se conservarán de 18 a 24 meses.

Cómo conservar la mermelada de arándanos

Con los arándanos puedes preparar una deliciosa mermelada, así le sacas provecho a los arándanos y los tienes disponible una larga temporada.

Para hacerla necesitarás 800 gramos de arándanos, 500 gramos de azúcar, 1 vaina de vainilla y el jugo de un limón grande.

  • Paso 1: Esterilizar los tarros con sus tapas.

Calienta agua en una olla y cuando rompa a hervir, mete los tarros con sus tapas cuidadosamente y esteriliza por 15 minutos. Luego sácalos con unas pinzas y déjalos escurrir sobre una rejilla o papel absorbente hasta que se sequen.

  • Paso 2: Lavar los arándanos.

Pon los arándanos en un colador y deja que el chorro del agua los limpie.

  • Paso 3: Colocar un plato de vidrio en el freezer.

Antes de hacer la mermelada, coloca un plato de vidrio en freezer que después te ayudará a probar la mermelada.

  • Paso 4: Preparar la mermelada.

En otra olla de fondo grueso y lo suficientemente grande, agrega todos los ingredientes y cocina a fuego medio por unos minutos. Tienes que ir removiendo con una cucharada de madera preferiblemente, e ir aplastando los arándanos.

Cuando hierva, cocina por 30 minutos más y deshazte de la espuma blanca que se le puede formar en la parte superior.

  • Paso 5: Probar la mermelada.

Saca el plato del freezer, añade un poco de la mermelada sobre él y refrigera por 3 minutos. En ese tiempo la mermelada se tiene que haber enfriado y cuajado un poco.

Sabrás que está lista cuando le pases un dedo y la mermelada se arrugue como la piel. En caso de no haber alcanzado este punto, cocina por 5 minutos más la mermelada.

  • Paso 6: Envasar.

Si la mermelada está lista, deja que se enfríe un poco y luego lo pones dentro los tarros de vidrio, pero sin llenarlo completamente, deja al menos un centímetro libre.

Antes de envasar puedes licuar la mermelada o dejarla con trozos grandes, para que le des la consistencia que prefieras.

  • Paso 7: Realizar el sellado al vacío.

En una cacerola grande, de fondo grueso, pon un trapo de cocina limpio al fondo y encima coloca los frascos con la mermelada de arándanos para evitar que choquen entre sí o con la olla.

Llena con agua hasta cubrir los frascos y pon el fuego al máximo, a lo que empiece a hervir lo bajas y dejas cocinar por 20 o 30 minutos, así se realizará el vaciado por presión.

Transcurrido el tiempo, apaga el fuego y deja los frascos dentro de la cacerola hasta que el agua se enfríe.

  • Paso 8: Sacar los frascos y dejar reposar.

Cuando el agua se temple, saca los frascos con mermelada y déjalos en la mesa o encimera, lejos del sol, hasta que se enfríen por completo.

  • Paso 9: Etiquetar.

En unas etiquetas coloca la fecha de almacenamiento junto con “mermelada de arándanos”.

  • Paso 10: Guardar la mermelada de arándanos.

Puedes almacenar esta mermelada en la despensa a temperatura ambiente, siempre y cuando el clima no supere los 25°C. El envase sellado con mermelada de arándanos se mantendrá en buen estado de 10 a 12 meses, y abierto unos 3 o 4 meses.

Si el clima sobrepasa los 25°C, lo mejor es mantener la mermelada de arándanos refrigerada por entre 12 y 18 meses si el tarro está sellado, y  unos 6 meses una vez abierto.

También puedes congelar la mermelada de arándanos, solo tienes que pasarla a un envase o bolsa hermética para congelar y se mantendrá de 2 a 5 años.

Cómo conservar los arándanos en almíbar

Otra manera de almacenar por mucho los arándanos enteros, consiste en conservarlos en almíbar, solo tienes que seguir mis indicaciones:

  • Paso 1: Esterilizar los tarros con sus tapas.

Pon los tarros con sus respectivas tapas en una olla con agua y hierve durante 15 minutos. Luego sácalos con unas pinzas y déjalos escurrir sobre una rejilla o papel absorbente.

  • Paso 2: Lavar y secar los arándanos.

Colocas los arándanos en un colador y deja que el chorro del agua los limpie. Deja escurrir mientras preparas el almíbar.

  • Paso 3: Preparar el almíbar.

En una cacerola mezcla una taza de azúcar y 5 tazas de agua, pon el fuego a nivel medio-bajo y cocina hasta disolver el azúcar, luego agrega los arándanos escurridos y cocina por 30 segundos más. Apaga la cocina y espera que el almíbar se enfríe un poco.

  • Paso 4: Trasferir a un tarro seco.

Verifica que el tarro esté completamente seco y procedes a llenarlo con sumo cuidado para no quemarte. Puedes usar un embudo grueso para facilitar el trabajo.

No llenes por completo el envase, y limpia el exceso de almíbar que puede hacer quedado en el borde antes de colocar la tapa.

  • Paso 5: Sellar al vacío el tarro.

En una olla grande de fondo grueso, pon un trapo de cocina limpio al fondo y encima coloca los frascos con la mermelada de arándanos para evitar que choquen entre sí o con la olla.

Llena con agua hasta rebasar los frascos y enciende el fuego al máximo, a lo que empiece a hervir lo bajas y dejas cocinar por 20 o 30 minutos, de esa forma por la presión se realizará el vaciado.

Transcurrido el tiempo, apaga el fuego y deja los frascos dentro de la cacerola hasta que el agua se enfríe.

  • Paso 6: Sacar los frascos y dejar reposar.

Cuando el agua se enfríe, saca los frascos con mermelada y déjalos en la mesa o encimera, lejos de la luz, hasta que se enfríen por completo.

  • Paso 7: Etiquetar.

En una etiqueta coloca la fecha de almacenamiento de los arándanos en almíbar.

  • Paso 8: Guardar los arándanos en almíbar.

Coloca el tarro en un lugar seco y oscuro, que también este fresco, de ese modo, los arándanos en almíbar se conservarán por todo un año a temperatura ambiente si el frasco está sellado.

Cuando lo abras, tienes que ponerlo en la parte más fría de la nevera, así los arándanos en almíbar se mantendrán de 3 a 4 meses en la nevera. También puedes guardar el envase sellado de arándanos en almíbar en la nevera y te durará unos 18 o 24 meses.

¿Cómo saber si los arándanos se echaron a perder?

Los arándanos se abran echado a perder cuando estén muy húmedos y aguados, porque es señal de que están podridos y no es buena idea comerlos.

Tampoco están buenos los arándanos con moho, es decir, aquellos con unas manchas o pelusas blancas o verdosas encima.

Por último, si tienen mal sabor o huelen a fruta podrida también se encuentran en mal estado, evita comerlos y tíralos a la basura.

¿Por qué se echan a perder los arándanos?

Los arándanos, al igual que el resto de bayas, son unos frutos delicados que los agentes naturales externos dañan rápidamente. Por eso, de no almacenarlos adecuadamente, se pudrirán con extrema rapidez.

La humedad y el calor son sus principales enemigos, que propician la aparición y desarrollo de microorganismos naturales que pueden ser perjudiciales para la salud.

Asimismo, el olor y sabor de los arándanos los vuelve el objetivo de aves, roedores, insectos y demás alimañas, por lo que apenas se cosechen deben guardarse bien.

¿Cuánto duran los arándanos?

Los arándanos no tienen un tiempo de vida excepcionalmente largo, pero acá te dejo un resumen del mismo.

ProductoDuración
Arándanos refrigerados2 – 3 días
Arándanos congelados4 meses
Arándanos deshidratados a temperatura ambiente1 año
Arándanos deshidratados congelados18 – 24 meses
Mermelada de arándanos, frasco sellado, a temperatura ambiente10 – 12 meses
Mermelada de arándanos, frasco abierto, a temperatura ambiente3 – 4 meses
Mermelada de arándanos, frasco sellado y refrigerado18 – 24 meses
Mermelada de arándanos, frasco sellado y refrigerado6 meses
Mermelada de arándanos congelada2 – 5 años
Arándanos en almíbar, frasco sellado, a temperatura ambiente1 año
Arándanos en almíbar, frasco sellado y refrigerado18 – 24 meses
Arándanos en almíbar, frasco abierto y refrigerado3 – 4 meses

¿Cuál es el mejor modo de conservar arándanos?

Se podría decir que la mejor manera de conservar los arándanos es congelándolos, ya que al final se pueden usar como si estuvieran frescos y los mantiene por un buen tiempo.

Refrigerar arándanos es una buena opción, no obstante no los mantiene por tanto tiempo, así que si tienes mucho, lo mejor sería emplear otros métodos.

Entre las opciones de conservación a largo plazo, se tiene la deshidratación, preservación en almíbar o preparación de una mermelada. Con las dos últimas opciones se requieren grandes cantidades de azúcar y el sellado de los tarros.

En cambio, los arándanos deshidratados aunque puedan tardar en resultan una opción más saludable, en especial para aquellas personas que buscan reducir la ingesta de azúcar.

Puedes aprender a conservar algún otro alimento en este sitio, pues contamos con una amplia variedad de publicaciones que tratan esta clase de temas y te podrían ser de ayuda.


[1] https://vtechworks.lib.vt.edu/bitstream/handle/10919/84264/FST-286.pdf?sequence=1&isAllowed=y

[2] https://foodbanksbc.org/wp-content/uploads/2014/12/Food-Storage-Guidelines3.pdf

Cómo Conservar la Guanábana (Pulpa o entera)

conservar la guanábana
conservar la guanábana

La guanábana es deliciosa, muchos son los amantes de esta fruta, si eres uno de ellos entonces tendrás la duda de ¿Cómo conservar guanábana?

La guanábana que no está del todo madura se debe almacenar en la despensa por 2-3 días. Para extender la vida útil de la guanábana puedes almacenar su pulpa en la nevera o congelador. Alternativamente, puedes preparar un delicioso almíbar de guanábana.

Para conocer los pasos y consejos de cada una de las formas de conservar guanábana te invitamos a seguir leyendo a continuación.

Cómo conservar la guanábana a temperatura ambiente

Muchos podemos tener árboles de guanábana en casa o aprovechar la temporada y comprar varias de ellas en el supermercado. Es probable que la guanábana que tengas no este del todo madura, así que es necesario dejarla en la despensa para que llegue al punto óptimo.

Entonces, ¿Cómo conservar guanábana en la despensa? Aquí hay unos pasos que debes seguir para que no se dañe.

  • Paso 1. Busca una caja de cartón

El cartón hará que las guanábanas se mantengan alejadas de la humedad.

  • Paso 2. Coloca un cartón de huevos en el fondo de la caja

Cuando se coloca un cartón de huevos al fondo de la caja, se debe a que es un truco para que las guanábanas queden en buena posición y no se golpeen entre sí.

  • Paso 3. Introduce las guanábanas dentro de la caja

Coloca una por una las guanábanas dentro de la caja, dejando un espacio entre ellas.

  • Paso 4. Tapa la caja

Es importante que la caja esté tapada para que se acelere el tiempo de maduración de las guanábanas.

  • Paso 5. Almacena en la despensa

El lugar que escojas debe estar alejado de la humedad y del calor. Procede a colocar la caja con las guanábanas.

Diariamente, debes verificar si las guanábanas están listas puedes tocarlas y si la sientes blandas al tacto es momento de utilizarlas.

Las guanábanas en la despensa pueden durar alrededor de 2-3 días, luego de allí debes consumirlas o conservarlas porque si no se pudrirán, ya que la vida útil de la guanábana es muy corta. [1]

Cómo conservar guanábana en la nevera

La guanábana es una fruta deliciosa que nos aporta muchos nutrientes y vitaminas, en muchos casos compras pocas de ellas, siendo la nevera un buen método de conservación. Pero, ¿Se puede guardar entera? No es lo más recomendable, ya que el frío oxida la cáscara y hace que se pudra rápidamente.

Entonces, ¿Cómo conservar guanábana en la nevera? Sigue leyendo para conocer los pasos y trucos para extender su vida útil.

  • Paso 1. Lavar la guanábana

Coloca la guanábana en un bol sobre el fregadero y lava con abundante agua fría. 

  • Paso 2. Retira del bol

Luego de que este limpia, retira del bol y colócala sobre un plato grande.

  • Paso 3. Colócate guantes de plástico

Los guantes de plásticos permitirán que no haya ninguna contaminación sobre tu fruta mientras sigas los demás pasos que vienen.

  • Paso 4. Retira la cáscara de la guanábana

Con mucho cuidado retira la toda cáscara de la guanábana.

  • Paso 5. Abre la guanábana y quita el corazón

Utiliza tus manos para abrir en el medio la guanábana y así retirar completo el corazón, puedes ayudarte con una cuchara para que no quede ningún rastro del corazón.

  • Paso 6. Retira las semillas

Puedes retirar las semillas con tus manos de la pulpa de guanábana. Asegúrate de que no quede ninguna de ellas y reserva en un bol limpio.

  • Paso 7. Añade jugo de limón a la pulpa de la guanábana

Uno de los trucos para que la guanábana no se oxide es agregar el zumo de un limón recién exprimido sobre la pulpa.

  • Paso 8. Coloca la pulpa dentro de una bolsa de plástico

Cuando ya tengas toda la pulpa libre de semillas, procede a introducirla dentro de una bolsa de plástico con cierre hermético.

  • Paso 9. Almacena en la nevera

Introduce la pulpa en el fondo de la nevera y qué este alejado de otros productos con olores fuertes para que no se penetren en la guanábana.

Con esta forma de conservación, la guanábana fresca puede durarte en la nevera alrededor de 5 días.

Cómo congelar la guanábana

El congelamiento es un método que te permite poder degustar la guanábana por un tiempo mucho mayor, pero esta más orientada en la conservación de la pulpa.

Para congelar la guanábana solo debes seguir los siguientes pasos:

  • Paso 1. Coloca la pulpa dentro de una bolsa

Añade la pulpa dentro de la bolsa de plásticos y cierra herméticamente.

  • Paso 2. Identifica la bolsa con la fecha de almacenamiento

Es importante que le coloques la fecha de almacenamiento para que recuerdes cuánto tiempo lleva congelada al momento de utilizar.

  • Paso 3. Almacena en el congelador

Procede a colocar la pulpa en el congelador. En las primeras 24 horas no le pongas nada pesado encima para que no se estropee. Además, mantenla alejada de los productos que tenga olor fuerte.

Al congelar pulpa de guanábana de esta forma puede permanecer durante 1 año en buen estado y sabor.

Cómo conservar guanábana en almíbar

Es una delicia la guanábana en almíbar y este método ayuda a conservar la fruta por varios días más, si te preguntas ¿Cómo hacerlo? Aquí en nuestra web te dejamos la receta para preservar una guanábana grande.

  • Paso 1. Preparación del almíbar

Busca una olla mediana, comienza añadiendo una taza y ¾ de azúcar con ¾ de taza de agua, 2 ramas de canela, la ralladura de la cáscara de un limón y lleva a la estufa hasta que se convierta en un almíbar.

  • Paso 2. Añade la pulpa de la guanábana

Al ver que el almíbar está en su punto debes agregar la pulpa de la guanábana y cocinar durante 15 minutos hasta que quede como una mermelada.

  • Paso 3. Retira del fuego

Cuando la mermelada de guanábana está lista, procede a retirar de la estufa.

  • Paso 4. Añade la guanábana dentro de un envase de vidrio

Agrega la guanábana en almíbar en un envase de vidrio y espera a que se enfríe para que lo cierres herméticamente.

  • Paso 5. Almacena en la nevera

Una vez frío la guanábana almacénala en la nevera, puedes consumirla al día siguiente de la preparación.

La guanábana en almíbar puede permanecer intacta durante 2 semanas o más.

¿Cómo saber si una guanábana está dañada?

La guanábana es una de las frutas sensibles a los cambios de temperatura y al manejo que se le da en su almacenaje. Por lo que si notas algunos de los signos que te daremos a continuación es probable que la guanábana esté podrida y no debes consumirla.

  • La guanábana tiene moho en su cáscara, esto indica que está podrida.
  • Tiene golpes o magulladuras en alguna de sus partes.
  • La cáscara tiene un color oscuro como óxido o negro.
  • Percibes un olor a podrido muy intenso.
  • Cuando la saboreas está muy ácida.

Asegúrate de que al comprar la guanábana este en perfecto estado, puedes observar y olerla para que al llevarla a casa no te lleves una sorpresa de que esa podrida. En el caso, de que tengas un árbol de esta fruta en tu hogar, no esperes a que caiga, ya que se estropeara.

¿Cuánto dura la guanábana?

ProductoDuración
Guanábana en la despensa2-3 días.
Guanábana en la nevera5 días.
Guanábana congelada1 año.
Guanábana en almíbar2 semanas o más.

¿Cuál es la mejor forma de conservar la guanábana?

La mejor forma de conservar guanábana en un corto plazo es almacenando su pulpa en la nevera, no es recomendable dejarla entera. Porque esto puede producir que la fruta se dañe rápidamente, ya que se oxida y se acumula moho por la humedad. Es por ello, que es mejor retirar las semillas de la pulpa para guardar en una bolsa de plástico y refrigerarla durante 5 días.

Si tienes muchas guanábanas en casa, lo adecuado será congelarla, quita la cáscara, el corazón y las semillas de la pulpa. Luego, debes colocarlas dentro de una bolsa de plástico hermética y llevar al congelador, esto hará que se mantenga durante 1 año.

Todos los métodos que te explicamos anteriormente son excelentes para conservar guanábana, además de que son fáciles y rápido de hacer. No dudes en ponerlos en práctica y si quieres aprender de otras formas de conservación sigue navegando por nuestra web.


[1] https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0304423818307313

Cómo Conservar Pomelo en 6 formas distintas

Conservar Pomelo
Conservar Pomelo

El pomelo, también conocido en otras regiones como toronja, es un cítrico que tiene excelentes propiedades para nuestro organismo, pero, ¿Cómo se puede conservar el pomelo?

Guarda el pomelo a temperatura ambiente por hasta 10 días, o lo puedes almacenar en la nevera durante 2 semanas. Para ponerlo en el freezer deberás guardar únicamente su pulpa, por hasta un año.

Si quieres conocer cómo conservar pomelos de la manera adecuada, continua leyendo.

Cómo conservar pomelo

El pomelo o toronja un fruto rico en magnesio, potasio y en especial de vitamina C, además aporta ácido fólico, carotenoides, antioxidantes y vitaminas A, B1 y B2.

Gracias a los betacarotenos que contiene contribuye a retrasar el envejecimiento, previene el estrés oxidativo y algunas enfermedades de la vista como la degeneración macular y las cataratas.

También mejora la circulación y potencia el músculo cardiaco gracias a los flavonoides, lo que reduce o previene afecciones asociadas al colesterol y los triglicéridos, pues regula sus niveles, disminuye la presión arterial y fortalece el sistema circulatorio y muchos otros beneficios más.

A la hora comprar pomelo, elige los que mejor aspecto tengan, es decir, con piel lisa y sin casi ninguna imperfección (pueden tener unas pocas), además deben estar firmes al tacto y sentirse pesadas para el tamaño que tengan.

Por lo que olvídate de escoger aquellas que estén blandas, húmedas o que tengan manchas blancas o negras en su piel, o que no pesen nada, ya que es indicativo de que están pasadas.

Cómo conservar pomelo a temperatura ambiente

Gracias a la gruesa piel que protege su interior, el pomelo puede estar a temperatura ambiente por unos días, solo tienes que tener en cuenta las siguientes recomendaciones para que no se dañen tan rápido.

  • Mantener los pomelos alejados de la luz del sol.

Puedes ponerlos sobre la mesa o encimera, pero la luz del sol no debe pegarle directamente y los secaría en poco tiempo.

  • No usar recipientes o bolsas con cierre hermético.

Los pomelos necesitan respirar, por lo tanto, evita guardarlos en recipientes o bolsas herméticas ya que se podrían dañar antes de lo esperado.

  • No amontonar.

Aunque tengan una piel gruesa, no quiere decir que sean extremadamente resistentes, por lo que si amontonas unos encimas de otros, los de abajo acabarán magullados y se echarán a perder más pronto.

Lo mejor es usar recipiente o cesta lo suficientemente grande para que quepan todos los pomelos que compraste o puedes hace uso de varios recipientes.

De este modo, los pomelos o toronjas se mantendrán en buen estado por un periodo de 10 días. [1]

Esto dependerá también de la temperatura, en lugares calurosos durarán mucho menos.

Cómo conservar pomelo en la nevera

Para extender un poco más el tiempo de vida útil de los pomelos, sobre todo si vives en un lugar caluroso, puedes guardarlos en la nevera. Este método tampoco requiere de demasiada preparación.

  • Paso 1: Limpiar los pomelos.

Puedes quitar los rastros de polvo o suciedad que tengan encima con un trapo seco o una toalla de papel. No lo vayas a la lavar con agua, esto déjalo para antes de comerlos, así evitarás que los pomelos retengan más humedad de la necesaria y se estropeen más rápido.

  • Paso 2: Poner en una cesta o en el cajón de las verduras.

Puedes poner los pomelos tranquilamente en el cajón con las otras verduras, o colocarlos en una cesta o recipiente sin taparlo. Recuerda no apilarlos.

  • Paso 3: Etiquetar.

Como durarán más que unos pocos días, te convendría anotar la fecha de almacenamiento en algún lado. Puedes poner una etiqueta en el cajón o recipiente donde hayas puesto los pomelos o en la puerta de la nevera, así sabrás el tiempo que llevan almacenados.

  • Paso 4: Guardar los pomelos en la nevera.

Si pusiste los pomelos en una cesta o recipiente, colócalo en una zona fresca, lejos de alimentos que emitan un fuerte olor. Las toronjas o pomelos refrigerados se mantendrán en buen estado por hasta 2 semanas. [2]

Cómo congelar el pomelo

¿Se puede congelar el pomelo? Sí, puedes congelar el pomelo, pero solo su pulpa, por lo que tendrás que pelarlo completamente antes de guardarlo en el freezer.

  • Paso 1: Lavar los pomelos.

Como deberás picar los pomelos, para que los posibles microorganismos que estén en la concha no contaminen su interior, lávalos con abundante agua, y luego sécalos con un trapo de cocina.

  • Paso 2: Cortar los pomelos.

Puedes picarlo de la forma que quieras, pero te aconsejo que primero te deshagas de la concha, después de la membrana blanca que la recubre, hasta que finalmente puedas acceder a los gajos.

Ponlos sobre una rejilla o colados para que vayan eliminando el exceso de jugo que muy probablemente botaran.

  • Paso 3: Poner los gajos en una bandeja.

Coloca los gajos del pomelo sobre una bandeja que tenga papel encerado o una lámina antiadherente encima para evitar que los gajos se peguen a la bandeja cuando se congelen.

  • Paso 4: Realizar el primer congelamiento.

Mete la bandeja en el freezer por aproximadamente 4 horas o hasta que se congelen por completo.

  • Paso 5: Embolsar los pomelos.

Ahora deberás pasar los gajos de pomelo congelado a una bolsa hermética. Si tienes mucha pulpa, puedes dividirla en varias bolsas.

  • Paso 6: Etiquetar.

Anota la fecha de almacenamiento de los pomelos sobre la bolsa.

  • Paso 7: Guardar los pomelos en el freezer.

De este modo, los pomelos podrán durar todo un año congelados. En el caso de que quieras descongelarlo para hacer un jugo o alguna otra preparación, pásalo a la nevera un día antes.

Cómo conservar el pomelo picado

Si picaste un pomelo pero no lo comiste completo, bien sea que lo hayas cortado a la mitad con todo y concha o los pelaste completamente, puedes guardarlo en la nevera de la siguiente manera:

  • Paso 1: Poner el pomelo picado dentro de una bolsa o recipiente hermético.

De este modo, se evita que el pomelo o toronja se seque o que absorban el olor de otros alimentos.

  • Paso 2: Guardar el pomelo picado en la nevera.

Pon el pomelo picado en la parte más fría de tu refrigerador, ahí podrá durar unos 3 o 4 días refrigerado. Si quieres congelarlo, solo sigue las indicaciones del paso anterior.

Cómo conservar el jugo de pomelo

El jugo de pomelo es sencillo de almacenar, ya que solo requiere que lo dejes en el mismo recipiente donde lo preparaste dentro de la nevera, solo que deberá estar tapado si no lo consumirás el mismo día, para evitar que se contamine.

De esta forma, el jugo de pomelo podrá estar refrigerado por tiempo estimado de 3 a 4 días. Si quieres que te dure más tiempo, puedes congelarlo, aunque de este modo puede que pierda algunas de sus propiedades.

  • Paso 1: Poner el jugo en bolsas o moldes para hacer cubos de hielo.

Vierte el jugo en bolsas herméticas, que sellen bien, pero procura no llenarlo completamente para dejar espacio para que se expanda cuando se congele. O puedes usar moldes para hacer cubos de hielo.

También podrías usar un recipiente hermético que resista las temperaturas del freezer, y recuerda no llenar del todo el envase para dejar espacio para que el jugo se expanda al congelar.

  • Paso 2: Realizar primer congelamiento.

Si usaste un recipiente hermético, puedes saltarte los pasos hasta llegar al de etiquetar.

De resto, pon las bolsas sobre una bandeja con una lámina antiadherente o papel pergamino, acomódala de forma horizontal para que se congele más rápido. Si empleaste el molde de cubos de hielo, solo tienes que meterlo directamente en el freezer.

Deja que se congele por unas 4 horas o hasta que estén completamente duras.

  • Paso 3: Pasar el jugo congelado a una bolsa más grande.

Desmolda el jugo de pomelo congelado del molde de cubos de hielo, y mételos en una bolsa para congelar que tenga cierre hermético. Mientras que las bolsas congeladas puedes meterla en otra más grande.

  • Paso 4: Etiquetar.

Escribe o pega una etiqueta sobre la bolsa o recipiente que tenga la fecha de almacenamiento junto con el nombre del producto, en este caso, “jugo de pomelo”.

  • Paso 5: Guardar el jugo de pomelo en el freezer.

Así el jugo de pomelo podrá estar congelado durante 6 meses.

Cómo conservar la mermelada de pomelo

Una manera eficiente de aprovechar los pomelos sería preparar una deliciosa mermelada, para ello necesitaras entre 700 – 750 gramos de azúcar por cada kilo que pulpa de pomelo (dependiendo de cuan dulce lo quieras).

También requerirás del jugo de medio limón.  Teniendo los ingredientes a mano, ya puedes preparar la mermelada de pomelo siguiendo estas indicaciones:

  • Paso 1: Lavar los pomelos.

Si no has picado los pomelos, primero lávalos con abundante agua y sécalos con un trapo de cocina limpio y seco o con papel absorbente.

  • Paso 2: Esterilizar los tarros de cristal.

Para guardar la mermelada de pomelo debes tener unos tarros de vidrio con tapa hermética o de rosca. Estos tienen que estar limpios y esterilizados.

Pon a hervir agua en una olla, mete los tarros con las tapas al agua y hierve durante 15 minutos, de este modo quedarán completamente esterilizados. Sácalos del agua con unas pinzas y déjalos sobre unas rejillas para que se escurran y sequen.

  • Paso 3: Picar y extraer la pulpa del pomelo.

Quítale la cáscara al pomelo, luego remueve la membrana blanca que recubre la pulpa, y extrae los gajos. También quita todas las semillas.

  • Paso 4: Cocinar la pulpa del pomelo.

Después en otra olla, añade toda la pulpa del pomelo, el jugo de medio limón  y todo el azúcar. Lleva a la estufa a fuego alto hasta que comience a hervir, remueve constantemente.

Una vez que hierva, baja el fuego y cocina por 45 minutos, removiendo de vez en cuando.

La mermelada no debe quedar tan espesa mientras aún se esté cocinando porque cogerá mucho más espesor luego de enfriarse, así que cuando este espesa pero con un poco de líquido, la mermelada estará lista.

  • Paso 5: Pasar la mermelada a los tarros.

Una vez que la mermelada este lista, espera a que se enfríe antes de pasarla a los tarros de vidrio. Entonces, podrás llenar los tarros con esta preparación.

Si quieres que la mermelada te dure más tiempo debes sellarla al vacío, en ese caso, no debes llenar completamente el recipiente con mermelada, deja al menos un centímetro y medio libre.

  • Paso 6: Sellar al vacío el tarro con mermelada.

Para esto tendrás que usar una olla grande de fondo grueso, donde pondrás una toalla de cocina al fondo y acomodarás los tarros con mermelada de tal manera que evite que se choquen entre sí o con el fondo de la olla mientras se estén hirviendo.

Después, cubres los tarros con agua y lleva al fuego, cuando comience a hervir espera unos 20 o 30 minutos para que se realice el vaciado, recuerda ponerle la tapa a la olla. Transcurrido este tiempo, apaga el fuego y espera que el agua se enfríe, antes de sacar los frascos.

  • Paso 7: Reposar los tarros con mermelada.

Saca los tarros del agua usando unas pinzas y ponlos en un lugar donde no les pegue el sol. Espera que se sequen y enfríen completamente antes de guardarlos, esto puede llevar unas horas.

  • Paso 8: Etiquetar.

Pega una etiqueta con la fecha de almacenamiento y el nombre del producto (mermelada de pomelo) sobre el tarro.

  • Paso 9: Guardar la mermelada de pomelo.

Puedes guardar la mermelada de pomelo por espacio de 10 – 12 meses en un lugar oscuro, seco y fresco de tu despensa, si el clima no es superior a los 25°C y el envase permanece sellado, después de abierto solo se mantendrá en buen estado de 3 a 4 meses.

Si el clima es mayor a 25°C, lo mejor será refrigerar la mermelada de pomelo, en el caso de el tarro permanezca sellado puede durar de 12 a 18 meses, una vez abierto solo se mantendrá por unos 6 meses.

También puedes congelar la mermelada de pomelo por 2 años, pero en este caso deberás pasarla a una bolsa o recipiente que sea apto para congelar, además de ser resistente al freezer.

¿Cómo saber si el pomelo se puso malo?

Sabrás que los pomelos se pusieron malos cuando presenten alguna de estas características:

  • Si tienen la piel seca y no pesan nada, es porque la pulpa perdió todos sus líquidos por haber estado guardada demasiado tiempo.
  • Si por el contrario, la toronja está mojada y aguada lo más probable es que haya absorbido demasiada humedad del ambiente, y por ende se haya podrido más rápido.
  • Tampoco se encuentran en buen estado los pomelos con manchas o pelusas blancas o negras, pues es señal de que desarrollaron moho y ya no se pueden comer.
  • Y finalmente no comas pomelos que huelan o sepan mal. Si desprenden un olor rancio o a fruta podrida, o al probarlos saben raro, tíralos a la basura para que no te intoxiques.

¿Por qué se daña el pomelo?

Todo producto natural tiene su fecha de caducidad, algunos más prontos que otros, y aunque el pomelo no sigue madurando después de cosecharse, los agentes externos, microorganismos y alimañas se encargarán de dañarlo.

Por ejemplo, al estar al aire libre el calor y los rayos del sol irán secando el pomelo, mientras que en ambientes húmedos fomentará la aparición de bacterias y hongos, lo que hará que se pudrá.

Por otro lado, en algunos casos, algunas alimañas se verán atraídas por este fruto y se lo irán comiendo, por lo que acabará contaminado y no apto para comer.

¿Cuánto dura el pomelo?

El pomelo tiene un tiempo de vida útil moderado, comparado con otros frutos, de todas maneras a continuación te dejo un resumen de su tiempo se conservación.

ProductoDuración
Pomelo a temperatura ambiente10 días
Pomelo refrigerado2 semanas
Pulpa de pomelo congelada1 año
Pomelo picado o pulpa de pomelo refrigerada3 – 4 días
Jugo de pomelo refrigerado3 – 4 días
Jugo de pomelo congelado6 meses
Mermelada de pomelo sellada a temperatura ambiente10 – 12 meses
Mermelada de pomelo abierta a temperatura ambiente3 – 4 meses
Mermelada de pomelo sellada y refrigerada12 – 18 meses
Mermelada de pomelo abierta y refrigerada6 meses
Mermelada de pomelo congelada2 años

¿Cuál es la mejor manera de conservar el pomelo?

Se podría decir que guardar el pomelo en la nevera es la mejor manera de conservarlo, no solo se mantendrá durante unas semanas, sino que conservará durante más tiempo sus jugos.

De todas maneras, gracias al grosor de su piel, el pomelo resiste muy bien estar a temperatura ambiente, comparado con la mayoría de las frutas.

Si el pomelo está picado, la mejor manera de conservarlo es guardarlo en el freezer, ya que se mantendrán durante mucho tiempo, aunque cuanto más tiempo pasen más componentes irán perdiendo, al igual que el sabor.

El jugo de pomelo lo puedes refrigerar y congelar, aunque en la nevera dura poco tiempo, conservará mejor su sabor y propiedades.

Otra manera de aprovechar una gran cantidad de toronjas o pomelos que tengas, es preparando una mermelada, y lo mejor es que puedes dejarlo a temperatura ambiente por mucho tiempo gracias al azúcar que actuará como un conservante.

Si te interesa aprender a conservar alguna otra fruta o comida, acá puedes encontrar una gran cantidad de temas que te podrían interesar sobre la conservación de productos.


[1] https://lee.ces.ncsu.edu/wp-content/uploads/2012/12/TheFoodKeeper.pdf?fwd=no

[2] https://vtechworks.lib.vt.edu/bitstream/handle/10919/84264/FST-286.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Cómo Conservar Cacao en granos o polvo

Conservar Cacao
Conservar Cacao

En la repostería se utiliza mucho el cacao, el cual puede venir en dos presentaciones en granos y en polvo, por lo que es importante conocer cuáles son las mejores maneras para almacenar el cacao.

El cacao en grano guardado en recipientes herméticos puede durar 1 año y para el largo plazo de 2 años o más utiliza sacos de fibra. Para el cacao en polvo, almacénalo en un envase de plástico o vidrio y te durará hasta 1 año.

Sigue leyendo y aprende sobre estas formas para conservar cacao según la presentación que tengas en casa.

Cómo conservar cacao en granos

Muchos piensan que el cacao y el chocolate son lo mismo, pero no es así. Los dos ingredientes se derivan de la misma planta, pero los productos difieren en sabor y valor nutricional. En el caso del cacao en grano es la materia prima la cual tiene todas las propiedades intactas, es decir, que no ha sido procesado ni refinado.

Mientras que el chocolate es un producto ya procesado por lo que se le añaden otros componentes como leche, manteca y entre otros.

Para garantizar la frescura de su cacao en granos se debe optar por guardarlo en la despensa en recipientes herméticos o sacos de fibra.

Esto logrará que el producto se puede mantener intacto durante más tiempo. Es importante destacar que el cacao en grano puede ir perdiendo su olor mientras el tiempo pasa, por lo que debes consumirlo en los tiempos preestablecidos.

Es esencial mantenerlo alejado de la humedad y las temperaturas frías, como el refrigerador o el congelador. Ya que ambas condiciones crean ambientes húmedos que son perjudiciales para el cacao en grano.

Entonces, ¿Cómo conservar cacao en granos? Veamos a continuación los pasos de las 2 formas para mantenerlo en buen estado por largo tiempo.

Cacao en granos almacenado en recipientes herméticos

  • Paso 1: Busca un recipiente de plástico o vidrio

Ambos envases son perfectos para guardar el cacao en polvo, solo debes tener en cuenta que estén completamente secos y limpios.

Sea cual sea el recipiente que elijas, asegúrate de que sea hermético para que la humedad, el moho y el crecimiento de bacterias se mantenga a raya.

  • Paso 2: Verifica los granos de cacao

Antes de añadir el cacao en el recipiente debes verificar que los granos no tengan ningún daño o presencia de moho. Esto es indicativo de que estuvieron en contacto con la humedad, para ello debes retirar los que estén estropeados.

  • Paso 3: Añade el cacao en grano dentro del recipiente

Ve agregando poco a poco los granos seleccionados de cacao dentro del envase. Luego de que estén llenos puedes tapar herméticamente.

  • Paso 4: Guarda en la despensa

Coloca el recipiente con los granos de cacao dentro de la despensa la cual debes tener una humedad del 65 % al 70 %. Asimismo, la despensa ha de estar completamente oscura a modo que los rayos de sol no dañen los granos.

El lugar donde guardes tu cacao en grano debe estar alejado de otros productos con olores fuertes ya que pueden penetrar los granos y dañarlo, así como también de fuentes de emisión de calor.

Este método de conservación hará que el cacao en grano se mantenga durante un promedio de 1 año.

Cacao en granos almacenado en sacos de fibra

  • Paso 1: Compra sacos de fibra

Los sacos de fibra es una de las mejores maneras de conservar cacao en grano porque permite que hay una excelente ventilación y mantiene alejado aromas y otros agentes del producto.

  • Paso 2: Coloca el cacao en grano dentro del saco

Cuando tiene el saco de fibra ve añadiendo el cacao dentro con cuidado de no estropearlo y al final lo sellas.

  • Paso 3: Almacena en la despensa

Al tener el saco lleno puedes colocarlo en la despensa siempre cuidando la temperatura optima que es de 30°C y que este alejado de la humedad y la luz.

Con esta forma el cacao en grano puede durar aproximadamente 2 años fresco y delicioso.

Cómo conservar cacao en polvo

¿Has comprado cacao en polvo y quieres que se conserve por largo tiempo? Lo primero que se te viene a tu mente es introducirlo en el refrigerador o congelador porque crees que te durará. Este no es el caso del cacao, es muy susceptible a la humedad y las temperaturas bajas ocasionando que se dañe rápidamente, así que no lo hagas.

Para una mejor conservación del cacao en polvo hemos investigado a profundidad el método que funciona y hace que tu producto dure largo tiempo. Veamos a continuación los pasos para conservar cacao en polvo.

  • Paso 1: Busca un recipiente hermético

Al almacenar cacao en polvo la mejor manera de garantizar la frescura y la retención del sabor es guardarlo en un recipiente hermético. El cual, puede ser de plástico o vidrio pero siempre asegurando que la tapa sea hermética para que no haya contaminación de agentes externos.

  • Paso 2: Coloca el cacao en polvo dentro del recipiente

Cuando compras cacao en polvo puede venir en bolsas de plásticos las cuales al abrirse pierden su propiedad de almacenamiento. Siendo importante agregarlo a un envase de plástico o vidrio con tapa hermética.

  • Paso 3: Almacena en la despensa

Busca un lugar en tu despensa que cumpla con los siguientes requisitos:

  1. Este seca.
  2. Sin contacto con la luz solar.
  3. Tenga una temperatura de 25°C.
  4. Alejado de productos con olores fuertes.

Luego de haber evaluado las condiciones y hayas colocado tu cacao en polvo en la despensa, este puede permanecer en perfectas condiciones por hasta 1 año.

Nota adicional:

La fecha impresa en el envase donde vino tu cacao en polvo debe colocarse en el recipiente que utilizarás para almacenarlo y debe revisarse regularmente para detectar moho y olores. Aunque esta fecha es una guía aproximada, el producto aún se puede disfrutar mucho después de la fecha de vencimiento.

¿Cómo saber si el cacao está malo?

Desafortunadamente, el cacao en grano y en polvo muchas veces se puede dañar por lo que es importante almacenarlo de la forma correcta. Entonces, ¿Cómo saber cuándo el cacao esta malo? Hemos hecho una lista sencilla de los síntomas que determinan que tu producto se ha dañado.

  • El grano y el polvo de cacao tienen moho en alguna de sus partes.
  • Puedes observar que hay coloración extraña en el cacao.
  • El olor del cacao es rancio.
  • Tiene un sabor desagradable.

Todo esto se puede evitar si logras seguir nuestra recomendación de almacenamiento, logrando extender la vida útil del cacao en un gran porcentaje.

¿Cuánto dura el cacao?

La duración del cacao siempre irá de acuerdo a los métodos de almacenamiento que escojas, a continuación te dejamos un cuadro para que observes ¿Cuánto dura el cacao?

ProductoDuración
Cacao en grano en recipientes de plástico o vidrio1 año.
Cacao en grano en sacos de fibra2 años.
Cacao en polvo en la despensa1 año.

¿Es seguro consumir cacao después de su fecha de vencimiento?

Esta es una de las dudas más recurrentes que tenemos al conservar cacao, y la respuesta es sí. El cacao puede durar varios años cuando se almacena adecuadamente. Se puede consumir hasta tres años después de su fecha de vencimiento, pero si no lo comes dentro de un año, puede comenzar a perder su sabor y potencia. Si bien el cacao no se echa a perder fácilmente, puede estropearse si no se toca o se expone a temperaturas extremas.

Así que, cuando el producto no tiene deterioro notable, puedes continuar usando cacao en polvo o en grano en tus preparaciones. Sin embargo, debes verificarlo visualmente y olerlo para determinar si todavía es comestible o no, para ello toma en cuenta lo que te dijimos anteriormente sobre los signos de descomposición.  

La vida útil del cacao depende del tipo, la calidad y el método de almacenamiento, por lo que sí es demasiado viejo, es mejor que lo evites.

¿Cuál es la mejor forma de conservar cacao?

Ya ha quedado claro que la mejor de conservar el cacao es en un lugar que este seco y oscuro en un recipiente hermético, para que las bacterias y otros agentes dañen el producto. Si tienes cacao en grano y quieres conservarlo a largo plazo puedes utilizar un saco de fibra, el cual lo mantendrá en perfectas condiciones. Además, de asegurar que la humedad y olores extraños no penetren a este alimento.

El cacao en polvo puede durar largo tiempo si lo introduces en un envase de plástico o vidrio con tapa hermética. Lo que permitirá que se conserve fresco y sabroso durante 1 año. Siguiendo todos nuestros consejos tu cacao puede mantener su calidad y sabor durante años, así a partir de hoy utiliza los métodos que te dimos.

Para que aumentes más tus conocimientos en nuestra web ConservaTodo tenemos preparado una infinidad de artículos con diferentes métodos de conservación. Encontraras de todo, desde alimentos hasta plantas, así que continúa leyendo otros post dedicados a este tema.

Cómo Conservar el Mosto de Uva Natural

Conservar el Mosto de Uva
Conservar el Mosto de Uva

El mosto de uva es el jugo que se obtiene al exprimir las uvas pero que no se pone a fermentar para convertirlo en vino, sino que se consume de esa manera. Pero, ¿Cómo se conserva el mosto de uva?

El mosto de uva puede mantenerse a temperatura ambiente por 5 a 7 días si fue el recipiente fue sellado al vacío. En la nevera, una vez destapado puede estar entre 7 y 10 días, y congelado entre 8 y 10 meses.

Para conocer la manera de preservar el mosto de uva correctamente, solo tienes que continuar con la lectura.

Conservar el mosto de uva a temperatura ambiente

Muchas personas le gustan el mosto con los trozos de uva machacada en ella, sin embargo, dejarlas no es lo ideal si se quiere almacenar por un tiempo, es especial, a temperatura ambiente.

Además, hay que estar pendiente de la temperatura, en sitios con clima tropical o en verano no se debe preservar el mosto porque podría fermentarlo, ya que la uva se fermenta con facilidad.

Por lo tanto, para preservar el mosto de uva a temperatura ambiente se debe seguir estos pasos:

  • Paso 1: Dejar reposar el mosto de uva.

Luego de cocinar el mosto de uva, se deja reposar hasta templar por completo.

  • Paso 2: Colar el mosto.

Usando el tipo de paño que se usa para hacer queso o con un colador fino, se cuela el mosto para eliminar toda la fruta y semillas.

  • Paso 3: Refrigerar por 24 horas.

El mosto de uva colado se coloca en una olla y se cubre son un trapo o papel film. Luego se mete en la nevera y se deja 24 horas, para que se asiente todo los sedimentos que pudieron haberse quedado.

El mosto de uva de este modo solo puede estar máximo 48 horas[1] en la nevera.

  • Paso 4: Volver a colar el mosto de uva.

Transcurrido un día, se vuelve a colar el mosto de uva, teniendo cuidado de no echar los sedimentos. Se puede usar un colador de café.

  • Paso 5: Esterilizar los frascos.

En una olla de fondo grueso se pone a hervir suficiente agua para esterilizar los frascos con sus respectivas tapas. Se deben usar frascos de vidrio con tapa de rosca o hermética, ya que el vidrio conserva mejor el mosto.

  • Paso 6: Sacar los frascos pinzas.

Utilizando unas pinzas, se sacan los frascos del agua caliente y se colocan sobre una rejilla o papel absorbente boca abajo y se dejan secar.

  • Paso 7: Llenar los frascos con el mosto.

Una vez que los frascos estén secos, se vierte el mosto de uva evitándolo llenar por completo, se dejan unos milímetros libres, el área de la tapa. Y se tapan bien.

  • Paso 8: Sellar por presión.

Se vuelve a poner a hervir agua en una olla de fondo grueso. En esta ocasión, hay que poner una rejilla o trapo de cocina en el fondo de la olla para evitar que los frascos choquen constantemente contra ella.

Se acomodan los frascos, dejando espacio entre ellos. El agua debe llegar como mínimo a la mitad del frasco, y se pone a hervir por espacio de 20 o 30 minutos. La olla se debe tapar.

En este tiempo, la presión provocará que el aire que quedó atrapado en el frasco salga por la presión. De este modo el envase se sellará al vacío.

  • Paso 9: Dejar reposar los frascos.

Se sacan los frascos con una pinza y se colocan en un sitio fresco. Hay que evitar tocarlos hasta que estén fríos.

  • Paso 10: Almacenar en un lugar oscuro y fresco.

Luego de que se enfríen los frascos, se secan para eliminar el exceso de agua, y se guardan en un lugar seco, oscuro y fresco como la despensa.

De esta manera, el mosto de uva podrá estar de 5 a 7 días a temperatura ambiente. Si se destapó una botella, lo mejor es refrigerar.

Conservar el mosto de uva en la nevera

Uno de los problemas con dejar demasiado tiempo el mosto de uva a temperatura ambiente, es que podría comenzar a fermentarse. Para evitarlo, lo más conveniente es almacenar el mosto en la nevera.

Para ello, hay que hacer lo que se indica a continuación:

  • Paso 1: Dejar que el mosto se enfríe.

Hay que esperar que enfríe completamente antes de proceder con el siguiente paso.

  • Paso 2: Colar el mosto de uva.

Sin las uvas o semillas el mosto puede durar más de tiempo. Para colar se utiliza un trapo similar al que usa para hacer queso, o en un colador metálico fino.

  • Paso 3: Refrigerar 24 horas.

Luego de colar se tapa la olla o envase donde se echó el mosto colado, y se refrigera por un plazo de 24 horas, de este modo, los sedimentos que restan se asentaran en el fondo de la olla.

  • Paso 4: Esterilizar los frascos.

Los frascos con las tapas se hierven por espacio de 10 a 15 minutos.

  • Paso 5: Secar los frascos.

Con unas pinzas, se sacan los frascos del agua caliente y se colocan sobre una rejilla o papel absorbente boca abajo hasta que se sequen.

  • Paso 6: Volver a colar.

Se saca el mosto de uva de la nevera y se vuelve a colar, teniendo cuidado de no colar los sedimentos que quedan al fondo de la olla para que nada traspase el colador.

  • Paso 7: Verter el mosto dentro de los frascos.

Recordando de no llenar los frascos por completo. Se deja libre el área donde se enrosca el frasco.

  • Paso 8: Sellar por presión.

Se pone a hervir agua en una olla de fondo grueso. Se pone una rejilla al fondo de la olla o un trapo de cocina, para evitar que el frasco choque contra la olla. Se tapa la olla y se hierve por 20 o 30 minutos.

  • Paso 9: Sacar las botellas y dejar enfriar.

Con unas pinzas se sacan las botellas y se dejan enfriar a temperatura ambiente por una o dos horas.

  • Paso 10: Guardar en la nevera.

Después de seguir todos los pasos, el mosto de uva se guarda en la nevera por espacio de 7 a 10 días en la nevera.

Podría estar refrigerada por 2 o 3 semanas si la botella no ha sido destapada, pero debido a la facilidad de la uva parar fermentar resulta más seguro no dejarla más de 10 días.

Congelar el mosto de uva

¿Se puede congelar el mosto de uva? Por supuesto, siempre y cuando se congele solo el líquido y no los restos de uvas y semillas.

Para guardar el mosto de uva en el freezer, hay que llevar a cabo los primeros tres pasos del método anterior, es decir, dejar enfriar el mosto, para luego colarlo y refrigerarlo por 24 horas para que el sedimento se asiente. Después hay que hacer lo siguiente:

  • Paso 1: Volver a colar el mosto de uva.

Evitando colar el sedimento del fondo, para que nada pueda pasar por el colador.

  • Paso 2: Seleccionar recipiente de almacenamiento.

Como no se puede utilizar un frasco de vidrio porque podría romperse dentro del freezer, se puede usar un recipiente hermético de plástico apto para congelar, un molde para hacer cubos de hielo o bolsas herméticas.

Se aconseja utilizar recipientes no muy grandes para así dividir el mosto de uva y poner descongelar solo lo que se vaya a utilizar cada vez.

  • Paso 3: Verter el contenido en el recipiente seleccionado.

Cuidado de no llenar por completo porque cuando el mosto se congela, se expande.

  • Paso 3.1: Primer congelamiento.

Si se utilizó el molde para hacer cubos de hielo o bolsas herméticas, se pone a congelar por unas 3 o 4 horas o hasta que el mosto este completamente congelado.

  • Paso 3.2: Embolsar.

Cuando los cubos estén congelados, se desmoldan y se pasan a una bolsa más grande apta para congelar. Lo mismo con las diferentes bolsas, se pasan todas a una más grande.

También es buena idea hacerlo con los recipientes pequeños de plástico, aunque en este caso no es necesario esperar a que se congelen.

  • Paso 4: Anotar la fecha de almacenamiento.

Sobre la bolsa o recipiente se escribe la fecha de almacenamiento, o se coloca una etiqueta con la fecha.

  • Paso 5: Guardar en el freezer.

Si seguiste todos estos consejos, el mosto de uva podrá estar congelado durante 8 o 10 meses.

Para descongelar, se deja un rato temperatura ambiente o se deja toda una noche en la nevera, de igual manera, el mosto de uva se toma frio.

¿Cómo saber si el mosto de uva se puso malo?

Para determinar si el mosto de uva se encuentra en mal estado, hay que confiar en los sentidos del olfato y gusto.

Si el mosto de uva sabe mal, como rancio, quiere decir que se echó a perder. Pero la primera señal que evidencia el mal estado del mosto es el olor, si el mosto de uva huele muy mal, se echó a perder.

Si comenzó a fermentarse tendrá un sabor raro, que no resultará muy agradable. Y si esto pasa quiere decir que no estuvo almacenado correctamente.

¿Cómo se descompone el mosto de uva?

Las levaduras son microorganismos que viven y se desarrollan en el mismo medio que la vid, es decir, en el suelo, otras plantas, etc., donde crecen las uvas y llegan a ellas por medio de varios agentes, como insectos, viento, la poda, entre otros, ya que no se pueden mover por sí solas.

La distribución de estos microorganismos es aleatoria, no hay tipos de levaduras que crecen en ciertas cepas de vid, por lo que se mezclan tanto los beneficiosos como los dañinos.

Evidentemente, para cuando se quiere hacer vino, estas levaduras pueden resultar provechosas, pero si solo se quiere tener un buen mosto, el desarrollo de estas levaduras resulta perjudicial[2].

Por tal motivo, se cocina primero el mosto de uva para eliminar la mayor parte de los microorganismos. Pero otros o algunas bacterias pueden caer o desarrollarse durante el proceso de preparación y almacenamiento.

El frío inhibe su desarrollo y proliferación, por eso, el mosto de uva se almacena en frío preferiblemente.

¿Cuánto dura el mosto de uva?

Esto depende mucho de la forma de cómo se guarde el mosto de uva. Acá dejo un cuadro resumen con el periodo de conservación.

ProductoDuración
Mosto de uva a temperatura ambiente5 – 7 días
Mosto de uva sellado y refrigerado2 – 3 semanas
Mosto de uva abierto y refrigerado7 – 10 días
Mosto de uva congelado8 – 10 meses

¿Cuál es la mejor manera de conservar el mosto de uva?

Se podría decir que congelar el mosto de uva es un excelente método de conservación, si lo que se quiere e almacenar grande cantidades por un largo tiempo.

También la nevera se presenta como una buena opción de almacenamiento, cuando no se preparó mucha de esta bebida. Aparte de que el mosto de uva se toma frío, por lo que resulta mejor mantenerlo refrigerado.

A temperatura ambiente puede guardarse si se sella el frasco al vacío y la temperatura no supera los 20°C.

Si te gustó este tipo de contenido, este sitio cuenta con una larga lista de temas concernientes a la conservación de frutas, verduras y comidas.


[1] https://www.canr.msu.edu/news/preserving_grape_juice

[2] http://repositorio.autonomadeica.edu.pe/bitstream/autonomadeica/106/1/VILCA%20MAGALLANES%20MARIA%20ELENA%20-%20PARAMETROS%20FISICOQUIMICOS%20PROCESO%20NECTAR%20DE%20UVA%20.pdf

Cómo Conservar la Pulpa de Fruta Casera o Industrial

Conservar Pulpa de Fruta
Conservar Pulpa de Fruta

La pulpa es la parte comestible de la fruta, es decir, la que no tiene semillas ni piel. La pulpa también es conocida como la “carne” de la fruta, pero, ¿Cómo se conserva la pulpa de la fruta?

El método principal de conservación de la pulpa de la fruta consiste en mantenerla congelada. Así podrá permanecer en buen estado durante 30 días si la pulpa es casera, pero si es pulpa de fruta comercial puede llegar a durar 1 año.

Para conocer la manera exacta de preservar la pulpa de fruta, solo tienes que seguir leyendo.

Conservar la pulpa de la fruta

La pulpa de fruta es un producto muy utilizado como sustito de la fruta natural, en especial, al preparar jugos o helados naturales. La pulpa de fruta se puede extraer de forma casera, o comprar los empaques de pulpa de fruta congelada en el supermercado.

Muchos consideran que la pulpa de fruta comercial no se puede considerar un producto 100% natural debido a los conservantes añadidos en su fabricación. No obstante, estos siguen teniendo todos los nutrientes de la fruta, además de que duran mucho más tiempo que las caseras.

Para preservar la pulpa de la fruta lo ideal es mantenerla congelada. Así todos los aportes nutritivos de la fruta permanecerán prácticamente intactos.

En el caso de que la pulpa de fruta haya sido refrigerada, el tiempo de conservación se verá reducido considerablemente.

Conservar la pulpa de fruta casera

La pulpa de fruta casera se puede mantener de dos maneras; la primera opción es refrigerarla, pero se debe consumir lo más pronto posible; la segunda es congelarla, un método más seguro en especial si se quiere mantener por bastante tiempo.

Conservar la pulpa de fruta en la nevera

Este método únicamente se debe emplear cuando se tiene la certeza de que la pulpa de la fruta será utilizada pronto.

Para almacenar la pulpa de la fruta en la nevera se debe hacer lo siguiente:

  • Paso 1: Licuar la pulpa de la fruta.

Se puede añadir agua para que se licue mejor la fruta. También se le puede agregar el jugo de un limón para evitar que la pulpa se oscurezca consecuencia de la oxidación natural de la fruta.

  • Paso 2: Pasar la pulpa a un recipiente hermético.

Tras haber extraído y licuado toda la pulpa de la fruta, se pasa el contenido a un recipiente hermético, de vidrio preferiblemente.

  • Paso 3: Guardar en la nevera.

Se coloca el recipiente con la pulpa al fondo de la nevera, donde la temperatura es mucho más estable. Así, la pulpa de fruta podrá mantenerse en buen estado por 3 o 5 días.

Cómo congelar la pulpa de fruta

Para muchos, el método ideal para conservar la pulpa de fruta. Por las bajas temperaturas que proporciona el freezer, se ralentizan las reacciones químicas de la fruta, es decir, que el proceso natural de descomposición se vuelve sumamente lento.

Por eso, los alimentos congelados suelen durar mucho más. Para congelar la pulpa de fruta, hay que seguir estas indicaciones:

  • Paso 1: Licuar la pulpa de la fruta.

Se añade un poco de agua para que se licue mejor. Si se agrega ácido ascórbico ayudará a preservar mejor la fruta y evitar que se oxide, o también se puede exprimir un limón o usar ácido cítrico.

  • Paso 2: Pasar el contenido a una bolsa hermética.

La bolsa debe ser apta para congelador y no se debe llenar por completo, ya que al congelar el contenido se expande. Se debe intentar sacar todo el aire posible antes de sellar.

  • Paso 3: Escribir la fecha de almacenamiento.

De esta forma se sabrá con certeza el tiempo que lleva la pulpa congelada.

  • Paso 4: Guardar en el freezer.

Si seguiste todos estos pasos, la pulpa de fruta podrá estar congelada 30 días[1]. Una cosa a tener en cuenta que la pulpa descongelada no se puede volver a congelar.

Por tal motivo, conviene dividir la pulpa de la fruta en caso de tener una gran cantidad. La pulpa de fruta descongelada se puede mantener en la nevera por 3 días más.

Conservar la pulpa de fruta comercial

La pulpa de fruta de venta comercial es fácil conseguirla en la sección de congelados del supermercado. Vienen en bolsas selladas al vacío. Por lo que uno de los principales consejos al comprar una, es comprobar el estado del empaque.

No se debe comprar aquellas pulpas de frutas con el empaque roto. Asimismo, se aconseja no tomar el empaque con pulpa de fruta congelada hasta que se esté a punto de pagar, para no romper la cadena de frío.

Además, para este tipo de productos siempre se aconseja utilizar una bolsa térmica que ayude a mantener el estado de la misma. O en su defecto, meter en una bolsa plástica y cerrarla muy bien.

Al llegar a casa, se mete directamente el empaque de pulpa de fruta al congelador. La pulpa de fruta comercial puede estar congelada un año entero si esta sellada. Una vez abierta, puede seguir congelada unos 6 meses.

¿Cómo saber si la pulpa de fruta se echó a perder?

La pulpa de fruta está en mal estado si tiene mal olor, como a rancio o podrido. Igualmente si tiene mal sabor.

Si pulpa de fruta desarrolló moho también se debe desechar. Para saber si tiene moho, en la pulpa o el recipiente donde fue almacenada debe tener manchas negras, verdes o blancas.

¿Cuánto dura la pulpa de fruta?

La pulpa de fruta casera no suele durar mucho, ya que no cuenta con los conservantes utilizados en la pulpa de fruta comercial. Acá abajo dejaré un cuadro resumiendo el tiempo de conservación de la pulpa de fruta.

ProductoDuración
Pulpa de fruta casera refrigerada3 – 5 días
Pulpa de fruta casera congelada30 días
Pulpa de fruta comercial sellada y congelada1 año
Pulpa de fruta comercial abierta y congelada6 meses

¿Cuál es la mejor manera de conservar la pulpa de la fruta?

Acá no hay dudas, la pulpa de fruta, tanto casera como comercial, se mantiene mejor si se guarda en el congelador. El freezer proporciona el entorno ideal para ralentizar los procesos químicos de descomposición de todos los alimentos.

Lo único que se debe tener en cuenta es sellar bien la pulpa de fruta. Esta también se puede almacenar en la nevera, pero el tiempo de vida útil se acorta drásticamente.

Por tal motivo, solo se recomienda refrigerar en caso de que se vaya a utilizar pronto la pulpa de la fruta.

Si te gusta esta clase de contenido, este sitio cuenta con una extensa lista de temas relacionados a la conservación de alimentos.


[1] https://www.scielo.br/j/cta/a/nx4JCszkBK7yrcLcsd3L4SD/?format=pdf&lang=en